XC CRUCERO DE INSTRUCCIÓN. VIDA A BORDO. 7 DE MAYO DE 2018

Categoría: Noticias
Publicado el Jueves, 24 Mayo 2018 15:58
Escrito por jeronimo
Visitas: 515

¡Bienvenidos al fin del mundo!

La llegada al puerto de Ushuaia no es que sea fácil. Tuvimos que embarcar un práctico a las 0800 de la mañana a unas 70 millas náuticas de la ciudad, en la entrada al Canal de Beagle. Nunca antes había navegado el barco por estas aguas, lo cual es sorprendente para un barco de 90 años que ha circunnavegado el planeta en 10 ocasiones y ha surcado todos los mares.

Navegamos por el Canal de Beagle con mucha precaución, ya que como digo era nuestra primera vez y además había algunos tramos que requerían de toda nuestra habilidad marinera, especialmente al pasar por el Paso Mackinlay. Además, la meteorología era bastante “bipolar”, un momento brillaba el sol y había poco viento, como de repente arreciaba considerablemente y se nublaba el cielo.

Finalmente llegamos a la Bahía de Ushuaia por la tarde y fondeamos a una milla del puerto, antes del ocaso (que era antes de las 1800). Las vistas eran espectaculares, la ciudad se encontraba entre la orilla de la bahía y a los pies de unas montañas nevadas.

Pero aunque aparentaba ser un lugar agradable y tranquilo, por la noche se convirtió en un lugar algo desagradable por los fuertes vientos racheados que afectaban al barco, registramos alguna racha de hasta 57 nudos, lo que dificultó algo el fondeo.

A la mañana siguiente amainó el viento y pudimos levar y entrar en puerto. Estábamos por fin en el fin del mundo. Así lo llaman los lugareños. Dicen además que es el antepuerto de la Antártida. Por aquí pasan los barcos científicos y los cruceros antes de ir al Polo Sur.

La ciudad era muy pequeña y aunque tenía su encanto no había tanto que ver. Fuimos por supuesto al Museo del presidio y allí aprendimos que Ushuaia se fundó como una colonia penal. El primer edificio que se construyó precisamente fue la cárcel y fueron los primeros presos los que la construyeron.

Vista la ciudad y hechas las compras de postales, imanes y suvenires en general empezamos a planear excursiones. Algunos fueron al Parque Nacional "Tierra del Fuego", otros a Laguna Esmeralda, unos alquilaron quads, otros todo terrenos, e incluso los hubo que montaron en el famoso trenecito que recorre el parque nacional. Algún valiente incluso se fue de senderismo.

Sin duda, Ushuaia es un sitio espectacular, un lugar para disfrutar de la naturaleza. Pero eso sí, hace mucho frío, especialmente en esta época del año.

Tras cuatro días de puerto salimos a la mar, de nuevo por el Canal de Beagle, esta vez en formación con el resto de buques de "Velas Latinoamérica 2018". Nos dirigíamos todos hacia el Cabo de Hornos.

Finaliza la singladura sin más novedad con rumbo al legendario Cabo de Hornos (punto más austral del mundo) sobre el que aún perdura el mito de su difícil paso. Esperemos que las condiciones meteorológicas nos permitan cruzarlo y así hacer historia con este buque-escuela.