XC CRUCERO DE INSTRUCCIÓN. VIDA A BORDO, 29 DE JUNIO DE 2018

Categoría: Noticias
Publicado el Lunes, 30 Julio 2018 15:03
Escrito por jeronimo
Visitas: 151

El cruce del Canal de Panamá

Cruzamos el Canal de Panamá el 28 de junio. Iba a ser mi primer cruce del Canal de Panamá, pero para el barco era la vez número 44. Habíamos fondeado en Balboa la noche antes, al sur de la isla Flamenco. Levamos pronto, a las 05:30, y embarcó el práctico que iba a navegar el barco por el canal y las esclusas. Aún era de noche.

Al poco de entrar en el Canal, entre las boyas 1 y 2, pasamos por debajo del Puente de las Américas. El práctico me comentó que tienen intención de desmantelar el puente en un par de años porque impide que entren barcos muy grandes. Mira que nosotros somos un barco alto y pasamos de sobra, imagínate…

Más o menos después de cruzar el puente embarcaron unos 10 trabajadores del canal. Su función es colocar los cables que sujetan al barco durante el paso por esclusas. El funcionamiento de la esclusa es que cuatro mulas (más bien trenes) mantienen el barco fijo dentro de la esclusa mientras sube el nivel del agua. Una vez el barco sube el “escalón”, las mulas tiran del barco hacia fuera de la esclusa.

Pues así, una hora después de haber entrado en el canal entramos en la esclusa de “Miraflores”, saliendo de ella poco más de media hora más tarde. Esta esclusa se podría decir que es doble, es decir, hay que subir dos niveles. Poco después llegamos a la segunda esclusa, “Pedro Miguel” y tardamos unos 20 minutos en salir de ella.

Al salir de esta esclusa cambia el sentido de balizamiento. Esto es, cuando navegas por la costa o entrando en un puerto, debes navegar entre boyas de colores verde y roja. En función de cuál de las dos regiones IALA en la que te encuentres, dejarás las verdes por estribor (y rojas por babor) o al revés conforme entras a puerto. Pues bien, en el Canal de Panamá hay un punto en que los dos sentidos se considera que están entrando hacia el canal, por lo que hay que establecer un punto en que se cambia el sentido. El punto elegido es al norte de la esclusa “Pedro Miguel”.

Continuamos navegando por el Canal de Panamá siguiendo las indicaciones del práctico y del equipo de navegación del puente pasando por las zonas más angostas como “la culebra”, en demanda del lago Gatún y la tercera esclusa, que se llama como el lago.

Este lago es artificial ya que se creó en 1914, a la vez que se construyó el canal. Llegando a la esclusa “Gatún” nos sorprendió un gran chubasco. Y no dejó de llover hasta salir de la bahía Limón, esta delimita el extremo norte del canal de Panamá y en esta se encuentra la ciudad de Colón. Fue en esta bahía donde desembarcamos a los trabajadores y al práctico.

Sobre las 15 horas salimos del Canal de Panamá definitivamente y comenzamos a navegar en demanda del puerto de Charleston, en la costa este de Estados Unidos.