EL "ELCANO" BARAJA YA LA COSTA DE NEWPORT, A LEVANTE DE LA BAHÍA DE CHESAPEAKE, DANDO UN ANDAR CERCANO A LOS 7 NUDOS, A UNAS 190 MILLAS DE DISTANCIA HASTA LA BAHÍA DE NARRAGANSETT, EN CUYAS AGUAS INTERIORES SE ENCUENTRA NEWPORT

Categoría: Noticias
Publicado el Jueves, 16 Mayo 2013 11:32
Escrito por jeronimo
Visitas: 1125

Recuperamos nuevamente la "Vida a bordo" del "Elcano" en el marco del LXXXIV Crucero de Instrucción, que en estos momentos le lleva hasta el puerto norteamericano de Newport, tras abandonar Miami.

El lunes 13 de mayo comenzó con la descarga de un chubasco en las primeras luces del día, esto fue debido a que el buque se encontraba en las proximidades de un frente frío, que traía asociado una borrasca. Entre otras cosas, y aparte de que el “Elcano” se movía un poco más de lo normal debido a la fuerte marejada reinante en la zona, este frente trajo consigo viento del norte, que hizo que las temperaturas descendiesen por debajo de los 16 grados. Se había pasado en cuestión de tres días, de un clima prácticamente subtropical como era el de la zona centro y sur de Florida, a tener que estar en cubierta lo más abrigado posible debido al viento frío del norte.

Tanto fue así que ya al día siguiente, el martes 14, se cambió la uniformidad, del pantalón corto para aguas cálidas se pasó al azul largo. Seguro que muchos aún recuerdan el calor sofocante que sufrimos en nuestro tránsito y estancia en Panamá hace algo menos de un mes, y como nuevamente al ir subiendo de latitud ha irrumpido el frío.

A primera hora de la mañana se tocó “maniobra general”, se navegaba a palo seco y la intención era dar el aparejo de cuchillo. Tras esta maniobra se comenzó a navegar a vela con rumbos hacia levante, a la espera de que el viento rolase para permitir al buque caer a rumbo norte manteniendo el viento por la popa.

Ya durante la tarde, se tocó nuevamente “maniobra general” para ajustar el tipo de aparejo a las condiciones de viento que se esperaban durante la noche, viento del sur o suroeste de hasta 25 nudos. De esta forma, se cargó el aparejo de cuchillo, que comprende los cangrejos y los foques. Posteriormente se descargó el trinquete cruz y se dio el velacho bajo para navegar popa al viento.

Después de la maniobra, que dejó al “Elcano” navegando únicamente con dos velas de la cruz, los Guardiasmarinas recibieron unas clases teóricas en cubierta, en las que se les explicó cuáles serían sus deberes en sus nuevos puestos de maniobra general. La idea con este sistema de rotaciones de puestos, es que conozcan las faenas marineras de los diferentes palos del buque y así adquieran un mayor dominio de la maniobra del “Juan Sebastián de Elcano”.

En la mañana del día 15 todo transcurrió como de costumbre, a primera hora de la mañana formaron las brigadas en cubierta, y posteriormente comenzaron los trabajos, este vez no hubo ningún chubasco que rompiera la normalidad de un miércoles en la mar.

Por la tarde, en la cámara de Guardiasmarinas se expusieron dos conferencias, como siempre, antes de entrar en puerto, la recalada, en este caso de Newport. Posteriormente la conferencia cultural sobre este puerto, situado en el estado de Rhode Island, entre Boston al norte y Nueva York al sur. Estas conferencias que a bordo del “Elcano” las imparten los alumnos no se realizan exclusivamente en este buque, sino que se imparten en todos los buques antes de entrar a puerto. Así, tanto el comandante como los oficiales pueden conocer la derrota de aproximación a puerto y los peligros de la navegación antes de llegar al puerto de recalada.

Conforme fue avanzando el día, se fue nublando nuevamente, e incluso a media tarde el cielo comenzaba a amenazar lluvia. Mientras tanto, y gracias al viento fresco del SW reinante en la zona, el “Elcano” daba un andar de algo más de 6 nudos con sólo el trinquete cruz y el velacho bajo.

Para los que no lo conozcan, el viento fresco no es que sea viento frío, sino que este nombre obedece a una escala, llamada de Beaufort, que abarca vientos desde fuerza 0 hasta 17, recibiendo cada uno un nombre específico. En este caso el viento fresco es aquel que está comprendido entre 22 y 27 nudos, es decir de 40 a 50 kilómetros por hora. Un viento en las escala Beaufort de 1 se le conoce como ventolina y está comprendido entre 1 y 3 nudos.

El jueves finalizó con el buque navegando a vela, a levante de la bahía de Chesapeake, dando un andar cercano a los 7 nudos, barajando la costa, y a unas 190 millas de distancia hasta la bahía de Narragansett en cuyas aguas interiores se encuentra Newport.