EL "ELCANO" CONCLUYE SU PERIPLO POR EL CONTINENTE AMERICANO TRAS ABANDONAR NEWPORT. AHORA, CON 30 DÍAS DE MAR POR LA PROA, NAVEGA POR EL ATLÁNTICO EN DEMANDA DEL CANAL DE LA MANCHA, ANTES DE ARRIBAR EN LA LOCALIDAD HOLANDESA DE DEN HELDER

Categoría: Noticias
Publicado el Jueves, 23 Mayo 2013 14:38
Escrito por jeronimo
Visitas: 1214

El 17 de mayo, después de navegar ocho singladuras desde Cabo Cañaveral, el “Juan Sebastián de Elcano” arribó a la bahía de Narragansett en cuyo interior se encuentra el puerto de Newport. Después de navegar por la canal de entrada en la bahía se fondeó frente a la ciudad de Newport, al norte de una fortaleza llamada Fort Adams. En esta zona el buque quedaba a la vista de los habitantes de Newport. Esta ciudad pertenece al estado de Rhode Island y curiosamente hay una gran afición por los deportes náuticos, ya que durante muchos años ha sido sede de la Copa América de vela.

Como en todas las ocasiones en que se va a entrar a puerto, durante el fondeo se preparó el buque y se llevaron a cabo los últimos retoques y mantenimientos, antes de atracar al día siguiente.

El día 18, a primera hora de la mañana se recogió al práctico y se levantó el fondeo para proceder hacia el punto atraque en la Estación Naval de Newport, que se encuentra al norte de esta misma ciudad. Después de remontar un tramo de unas dos millas de la bahía de Narragansett a rumbo norte, se arribó a la Estación Naval y se realizó la maniobra de atraque.

Una vez en el sitio, se siguió preparando el buque para la estancia en puerto que iba a durar hasta el día 21. Aún faltaban entre otras cosas, colocar los toldos en la toldilla y en el alcázar, izar el engalanado del buque y realizar una carga de víveres de cara a la siguiente navegación de 31 singladuras hasta llegar a Holanda. Una vez realizados estos últimos preparativos, el “Elcano” estaba listo para afrontar los tres días del puerto de Newport.

El día 20 por la mañana el Comandante del buque junto con el Agregado Naval en Washington realizaron unas visitas protocolarias al Comandante de la Estación Naval de Newport y al Vicealmirante Presidente del Naval War College que se encuentra también situado en Newport.

Por otra parte y ese mismo día, los Guardiasmarinas acompañados por el Jefe de Estudios y su Comandante de Brigada, acudieron a una visita a la Base de Submarinos de New London y a la Academia de la Coast Guard de los Estados Unidos.

Tras las visitas de cortesía del Comandante, se realizó un almuerzo protocolario a bordo al que asistieron un Senador por el Estado de Rhode Island, el Vicealmirante Presidente del Naval War College, el Vicealmirante Superintendente de la Academia de la Coast Guard, el Contralmirante Comandante del Grupo de Submarinos número 2, un representante del Ayuntamiento de Newport, el Canciller del Consulado español en Boston, el Agregado Naval en Washington, el Comandante de la Estación Naval de Newport, el Comandante de la Base de Submarinos de New London y el sponsor habitual de los españoles en el Naval War College.

En la tarde noche del lunes se celebró a bordo del “Juan Sebastián de Elcano” una recepción a la que asistieron unos 100 invitados en su mayoría alumnos del Naval War College de nueve nacionalidades diferentes: Albania, Argentina, Colombia, Estados Unidos, Perú, Rumanía, Suecia, Tailandia y Taiwán.

El 21 fue último día en puerto antes de la travesía de 31 singladuras que va a realizar el buque desde Newport a Den Helder en Holanda. Durante la mañana la dotación aprovechó para realizar las últimas compras en las tiendas de la Estación Naval o en ir a visitar Newport. Por otra parte, los oficiales y GGMM aprovecharon la mañana para disputar un partido de fútbol de 11 contra 11 en las instalaciones de la Estación Naval. Tras una hora de partido, la victoria fue conseguida por el equipo de los Guardiasmarinas con un resultado de 3 a 1.

Mientras, el Comandante acompañado del Agregado Naval y dos oficiales acudieron a visitar la Naval Surface Officers School y el museo del Naval War College.

La dotación pudo aprovechar estas últimas horas hasta las 15, momento en el que había que regresar al buque para salir a la mar a las 17 horas.

Tras tocar la preparación del buque para salir a la mar a las 15:30, y alistar todo lo necesario para ello, 10 minutos antes de las 17 horas se tocó “babor y estribor de guardia para salir a la mar”. Tras esta voz toda la dotación acudió a sus puestos para la salida del “Elcano” de la Estación Naval de Newport. Después de unos minutos de maniobra con máquina y auxiliado por remolcadores, el buque-escuela puso proa hacia la salida de la bahía de Narragansett e instantes después se tocó “maniobra general”.

En la maniobra general, se dió el aparejo de cuchillo y se comenzó a navegar a mixta por la canal de salida de la bahía. Se pasó navegando a mixta con el aparejo de cuchillo frente a la ciudad de Newport, desplegando una enorme bandera de España a la altura de la cangreja, a popa del buque. Así, los habitantes de esta pequeña localidad situada en el estado más pequeño de los Estados Unidos, pudieron contemplar la salida a vela del “Juan Sebastián de Elcano”, que seguro que fue seguida sobre todo por los amantes de la vela, que son muchos.

Al finalizar la canal de salida, se tocó retirada de “maniobra general”. El “Elcano” se despedía por este LXXXIV Crucero de Instrucción del continente americano, para volver nuevamente a Europa. Después de cinco puertos y miles de millas navegadas por este continente, este periplo americano ha llegado a su fin, al menos durante este crucero. Aunque de momento y antes de llegar al viejo continente, queda casi un mes de navegación por el Atlántico.

A las pocas horas de salir de Newport, el buque entró en un banco de niebla muy denso. Tan densa era la niebla  que costaba incluso ver el bauprés desde el puente de gobierno. Y eso que la distancia entre estas dos zonas ronda los 50 metros. Este fenómeno es habitual en esta época del año en la zona de Nueva Escocia. Se produce debido al choque térmico entre el viento del SW, que es cálido y húmedo, y las aguas frías procedentes de la corriente del labrador.

Como la visibilidad era casi nula hubo entonces que activar las señales acústicas tal y como marca el Reglamento Internacional Para Prevenir Abordajes en la Mar. De esta forma se alerta de nuestra presencia a los buques que hay en nuestras proximidades. Los demás barcos deben hace lo mismo para advertir de su presencia.

Esta niebla duró hasta la mañana del 22 de mayo, momento en el que empezó a aumentar la visibilidad, y se pudo parar de realizar las señales acústicas.

Al mediodía se tocó “maniobra general” para dar el aparejo de cruz y las velas altas. En estos momentos el buque se encontraba listo para caer a babor hacia el este e iniciar el cruce del Atlántico. Después de la maniobra, el “Elcano” comenzó a navegar a un largo con todo el aparejo menos el foque volante, impulsado por el viento fresquito del SW. En el día de hoy comienza la travesía por el Atlántico Norte en demanda del Canal de la Mancha.