257 PERSONAS DE 12 NACIONALIDADES DISTINTAS CONVIVEN A BORDO DEL "JUAN SEBASTIÁN DE ELCANO". LA REPRESENTACIÓN ESPAÑOLA ESTÁ CONFORMADA POR VASCOS, GALLEGOS, MANCHEGOS, CATALANES, CANARIOS, EXTREMEÑOS, MURCIANOS, CÁNTABROS, ANDALUCES Y GADITANOS

Categoría: Noticias
Publicado el Martes, 15 Abril 2014 22:21
Escrito por jeronimo
Visitas: 2117

 

Parece que las numerosas guardias de prima, media y alba durante la travesía no pasan en vano, y así ésta va llegando poco a poco a su fin. Desde que salimos de Cabo Verde, ya casi tres semanas atrás, se nos han pegado como una lapa el Sol y las buenas temperaturas. Sin embargo, esta última semana se presenta larga, ya que todos tenemos la mente puesta en llegar a Cartagena de Indias, y además parece que también va a ser exigente para los Guardiasmarinas, que comienzan la fase de responsabilidad, y entre examen final de la asignatura del nuevo plan Universitario, prácticas de maniobra, y exposiciones profesionales, no van a dar abasto. Las caras de preocupación se hacen notar en la revista de policía por las mañanas, pero lo que nunca falta en estos jóvenes es una sonrisa; y es que en este buque, siempre hay alguna excusa para la alegría: tras algo más de 16 días de navegación, ¡hemos conseguido cruzar el Océano Atlántico sólo a vela!; alguno ha revisado los archivos y afirma que son la sexta promoción que lo consigue ¡un aplauso para ellos y la dotación!

Así, el comienzo de la semana fue largo y nos costó meternos en rutina de nuevo, rutina que es importante y se hace notar. Las observaciones astronómicas han mejorado francamente. Tanto, que algunos alumnos se permiten competir con el GPS y, con el debido “respeto”, acercarse a “ganarle la partida”.

Una de las actividades programadas para romper la rutina esta semana es el ciclo de cine en cubierta, proyectándose a diario una película elegida por cada una de las diferentes brigadas.  El martes es el turno de la brigada de máquinas, que elige la película “Hombres de Honor”. Pocas sensaciones pueden competir con estar en la cubierta de este emblemático barco, a una temperatura tan agradable con la suave brisa en noche cerrada; compartiendo un buen rato con los compañeros y toda la dotación, que juntos ya nos sentimos como un gran equipo, protagonistas del bello largometraje que vivimos a bordo día tras día.

Y es que la cubierta del “Elcano” cobra más vida que nunca por estas latitudes. En armonía con el resto de actividades del buque, y gracias a la moderna tecnología satélite, toda la dotación podemos de vez en cuando disfrutar de algún partido de fútbol relevante, como son sin duda unos cuartos de final de la Champions League o el trepidante “Clásico” que enfrentó a Real Madrid y FC Barcelona, con resultado que no hace falta recordar… Los destinos de radio y electrónica preparan los equipos de imagen y sonido en el alcázar, para que aquéllos libres de trabajos y guardias puedan, a miles de millas de casa, disfrutar del espectacular fútbol español.

Cada día es un sinfín de experiencias y sensaciones en esta larga navegación, y cabe destacar una tradición que después de tantos años sigue intacta. Diariamente, tenemos la suerte de disfrutar de nuestra  banda de música y escuchar música en vivo en plena cubierta. Noche sí y noche también, la campechana banda de músicos nos deleita interpretando todo tipo de obras, desde pasodobles y marchas a los temas más populares, pasando por conocidas bandas sonoras de películas de siempre.

El concierto nos ayuda a desconectar de la rutina, fomentando la cohesión y confraternización de toda la dotación. Los músicos, apoyados ocasionalmente por algún Guardiamarina con dotes para los instrumentos musicales, ensayan diariamente mañana y tarde, para ofrecernos cada día un repertorio completamente nuevo y original. Podemos destacar que a pesar de ser una banda pequeña, nos recuerda a la formación de las clásicas bandas populares, consiguiendo unos resultados de calidad musical inmejorables ¡Hasta el “Paquito el chocolatero” del “paseíllo” de los jueves suena como una obra de arte!

Que buenos recuerdos nos trae la música, sean clásicos españoles o temas característicos de culturas lejanas. Y es que a raíz de esto cabe reseñar un hecho que, aunque cotidiano, hace de este buque una familia aun más singular. Actualmente convivimos a bordo 257 personas de ¡doce nacionalidades distintas! Desde nuestro compañero el profesor de inglés procedente de la Royal Navy, pasando por argentinos, ecuatorianos, peruanos, chilenos, etc, hasta colombianos, que hacen un total de 20, el país más representado sin contar con España. Por cierto, por suerte para ellos, navegamos con destino a su país de origen, así que tendrán oportunidad no solo de ver a familia y viejos amigos, sino de ejercer también como guías y expertos en la zona para el resto.

Si bien el globo está convenientemente representado con tantas nacionalidades, también lo está España con vascos, gallegos, manchegos, catalanes, canarios, extremeños, murcianos, cántabros, andaluces, etc. repartidos por todos los destinos del buque. Aunque, como es obvio, al ser el buque natural (¡incluso Alcalde Honorario!) de San Fernando, la mayoría de paisanos a bordo son gaditanos.

Como no puede ser de otra manera, la dotación continúa haciendo trabajos en cubierta y poniendo el barco a punto para entrar en puerto. Llevan semanas de duro y buen trabajo, y si algo sorprende a los alumnos y al personal recién embarcado en este crucero, es que no pierden nunca la alegría que caracteriza el ambiente en cubierta. Todo son buenas caras, apoyo y ayuda cuando uno la necesita, y respuesta enérgica a todo lo que se les ordena, siempre de buenas maneras. Si bien los guardias marinas son la razón de ser del barco, hay que reconocer que la dotación son el verdadero motor y corazón, constituyendo todos juntos un bloque inquebrantable.

Y así, con el velacho bajo y viento en popa nos disponemos, con la ilusión renovada por las ganas de llegar a puerto y la cercanía a éste, a culminar las escasas millas de mar caribeño que nos separan del puerto de Cartagena de Indias, tan esperado en este LXXXV Crucero del Juan Sebastián de Elcano.