XIC CRUCERO DE INSTRUCCIÓN.-VIDA A BORDO, 17 DE FEBRERO 2022

Categoría: Noticias
Publicado el Lunes, 28 Febrero 2022 18:37
Escrito por jeronimo
Visitas: 196

Queridas familias, amigos y seguidores incondicionales de las navegaciones y aventuras del Buque Escuela “Juan Sebastián de Elcano”. Cumpliendo ya la semana de navegación estamos sin novedad en el buque. Tras la descarga de adrenalina, alegría por comenzar el Crucero y pena por dejar a la familia atrás, la dotación al completo y el veterano bergantín-goleta comienzan a asentarse y a coger el régimen de revoluciones al que debemos de acostumbrarnos los próximos cinco meses de nuestras vidas.

Con la inauguración del curso escolar por parte del Comandante, se han dado comienzo a las clases diarias a las que asisten los Guardiamarinas; y la dotación ha comenzado, tras disfrutar de un día de descanso (festivo en la mar) el régimen habitual de guardias de mar y trabajo diario. El buque vuelve a su actividad habitual, y que no haya novedad es la mejor de las noticias.

Hemos tenido la inmensa suerte de poder coincidir en la mar con dos de nuestros buques: la fragata “Navarra” y la fragata “Álvaro de Bazán”, buque que estuvo también bajo el mando del Sr. Comandante del “Elcano”. El sentimiento de encontrarse a compañeros de trabajo y hermanos de armas en la mar se puede explicar como el que tenemos los españoles cuando viajamos al extranjero y nos cruzamos con otros españoles por casualidad: puede que no los conozcas, pero el simple hecho de ser compatriotas lo convierte en una situación de hermanamiento y complicidad absoluta.

Poco a poco y maniobra general tras maniobra general vamos adiestrándonos todos, alumnos y dotación en las maniobras del buque. Y de una manera gradual, se va dando el aparejo hasta lograr el objetivo (condiciones meteorológicas mediante) de poder desplegar todo el velamen.

Navegamos casi la totalidad del tiempo a vela, con el motor parado, gracias a los vientos de poniente que nos vienen acompañando y empujando hacia el puerto del Pireo en Atenas, en el que tenemos previsto recalar la tarde del 24 de Febrero. Con su lento, pero constante andar, damos una media de 7 nudos de velocidad; más que suficientes para cumplir con nuestros objetivos temporales de avance sobre la derrota prevista.

La dotación en su totalidad está ilusionada y esperanzada en que, velando con las medidas oportunas de seguridad, la estancia en puerto sea lo más normal posible y se pueda, de nuevo, ejercer nuestra labor de “embajadores” recorriendo las calles de los barrios atenienses y enseñando el buque a cuantos curiosos se acerquen a nuestro portalón. Este sentimiento de esperanza es reflejo del que la sociedad española tiene ahora, albergando la ilusión de que en pocas semanas se deje de hablar del virus para siempre.

En la tarde del 17 de Febrero, la dotación al completo ha querido rendir un sentido homenaje a los tripulantes del buque pesquero de la localidad de Marín “Villa de Pitanxo”, que recientemente ha naufragado en aguas canadienses. Como hombres de mar, como oficiales unidos íntimamente a la localidad que alberga la Escuela Naval Militar y como españoles, se ha querido reconocer y honrar la memoria de todos aquellos fallecidos. A las 19 h, al toque de oración nocturno y presidiendo el Sr. Comandante, se ha realizado un pequeño responso para a continuación entonar el himno con el que los militares pedimos que se les otorgue la vida que no acaba en feliz recompensa por su entrega: “La muerte no es el final”.