XCI CRUCERO DE INSTRUCCIÓN.-VIDA A BORDO.-25-06-2019

Categoría: Noticias
Publicado el Miércoles, 26 Junio 2019 14:02
Escrito por jeronimo
Visitas: 342

Comienza un nuevo día navegando en demanda del puerto de Guetaria. A nuestras espaldas más de 5 meses fuera de casa pero a menos de un mes de llegar a nuestros hogares y abrazar a nuestras familias. No obstante, en el corto plazo tenemos la mira puesta en esa escala, pues visitamos el pueblo que vio nacer al marino que da nombre a nuestro barco, justo en el momento que conmemoramos 500 años de que se iniciara la expedición en la que acabó dando la Primera Vuelta al mundo, así que las expectativas e ilusión son altas.

Son las 7 de la mañana; diana, diana suena a través de la megafonía, y con este sonido nos despertamos; en particular el que os habla, se levanta con los párpados aún cerrados después de haber dormido solo unas pocas horas tras una guardia exigente en la Radio...para coger “vueltas”, lo primero un buen aseo y un buen afeitado mañanero, seguido de una refrescante ducha para despejarse.

Segundo paso, el desayuno, momento que me encanta por cierto: aquí quiero hacer un “kit kat” y agradecer al personal de cocina (maestros panaderos entre otras “artes”) por esas teleras de pan que me hacen sentir estar más cerca de casa; un chorreón de aceite de oliva sobre ese pan de campo, un buen café y listo para empezar el día.

A las 8:15 de la mañana uno comienza los trabajos, mantenimientos y limpiezas por destinos o secciones (donde trabajamos vaya). Ya “en faena”, aprovecho para presentarme: soy el Cabo1 Emilio, de la Especialidad de Comunicaciones, una especialidad reducida en personal y espacio en este buque, pero que hoy día es de gran importancia dentro de cualquier unidad de la Armada, más aún cuando estamos lejos de casa periodos prolongados.

Dentro de nuestras funciones a bordo cabe destacar las comunicaciones vía satélite. Nos encargamos de exprimir al máximo este servicio y de que trabaje en un estado óptimo, que permita estar comunicados 24 horas en cualquier parte del mundo a los más de 250 que estamos en este velero, sobre todo con nuestras familias. Este servicio se ha convertido con el paso de los años esencial para todos los que pertenecemos a la Armada: aún recuerdo esas comunicaciones vía HF para llamar a casa de 3 minutos como mucho, con ese ruido que se te quedaba en el tímpano durante un buen rato al terminar la llamada... Los tiempos han cambiado tanto que las nuevas tecnologías se han convertido en parte fundamental de nuestra vida diaria: el WhatsApp, el Imo, los e-mail, el Skype, etc… hoy día sería impensable estar tanto tiempo sin estas tecnologías y, si se me permite “fardar”, sin en el servicio de Comunicaciones de a bordo no sería posible tenerlas.

Por otra parte, nos encargamos de la informática y redes, también capitales: mantener todo en perfecto estado, software y hardware al 100%, es otra tarea de nuestro día a día.

Al terminar la jornada de trabajo muchos somos los que nos ponemos a hacer deporte. Aun teniendo un espacio reducido para ello (los barcos son así), hemos sabido aprovecharlo al máximo para seguir en forma y soltar esa adrenalina que llevamos acumulada a veces; esa voz del  Cabo 1 Campaña de “comienza carrera” o esa música del Sargento 1º D. Andrés, de Rocky, hacen que la práctica del deporte se haga más amena día tras día.

Ahora describiré un poco a “mis compañeros de fatiga”, los integrantes del servicio de comunicaciones: empezando por la suboficial de reciente embarque, Sargento Hanmy Adriana, mujer trabajadora con mucha iniciativa, incansable, con una sonrisa diaria, transmite confianza entre sus subordinados y se le nota que le gusta navegar y ser comunicante.

El Cabo 1 Borja, un veterano en este buque con unos cuantos Cruceros de Instrucción ya a sus espaldas y amante de los coches: buen compañero donde los haya.

La Cabo 1 Patricia, una luchadora, con muchos conocimientos de informática, gran compañera, trabajadora, que siempre está, con su café, ahí para ayudarte y echarte una mano.

El Marinero Malick, profesional también con varios años ya de servicio, muchas misiones y Cruceros de Instrucción “en su haber”, amante de la música, sobre todo del reggae.

El Marinero David, excelente “chaval” que ha sabido aprender de esta especialidad, aun no siendo un comunicante puro. Es una caja de sorpresas, siempre positivas.

Y por último, ¿qué decir del que os habla? Este es mi tercer Crucero de Instrucción y posiblemente el último. Mi experiencia aquí, considerando 21 años de servicio, ha sido única: este es un barco por donde debería ser obligatorio pasar, al menos un año, para todo personal de la Armada. La vida a bordo es diferente a cualquier otro buque de nuestra Institución, en muchos aspectos: trabajo diario, horarios, largas travesías cruzando el Atlántico (hasta 28 días!), puertos y ciudades muy atractivas que quizás nunca volveremos a visitar y que quedarán en nuestros recuerdos…en definitiva, un trébol de cuatro hojas en medio del prado, digno de valorar y, por supuesto, coger si se puede.

Sin más, esto es todo por mi parte. Hasta la próxima, “cierro escucha”…

CB1º Comunicaciones Emilio Granero Calderón