EL "ELCANO" ABANDONA LA CIUDAD DE CAGLIARI, TRAS UN MERECIDO DESCANSO, Y PONE RUMBO A LA ISLA DE MENORCA. LA NAVEGACIÓN HACIA MAHÓN COMIENZA CON UN FUERTE TEMPORAL QUE OBLIGA A PONER BARLOAS DE MAL TIEMPO POR CUBIERTA Y ANTAGALLAR VELAS PARA REDUCIR P

Categoría: Noticias
Publicado el Viernes, 24 Enero 2014 18:48
Escrito por jeronimo
Visitas: 929

“Preparación del buque para salir a la mar”, “Práctico a bordo”, “¡Larga todo!”…Llegó el día de partir de tierras italianas. Tras un divertido fin de semana en el que hemos tenido oportunidad de conocer un puerto más y desconectar, nos hacemos de nuevo a la mar.

Nos espera mala mar, y mientras izamos los cangrejos en situación de maniobra general, ya se avistan chubascos por el horizonte. Como es tradición, el régimen del día es de no laborable, y toda la dotación agradece el descanso para combatir el viento y las olas, que no nos dan tregua.

Se ponen barloas de mal tiempo por cubierta y las velas van antagalladas para reducir paño. Toca capear el temporal y demostrar de qué pasta estamos hechos los marinos españoles.

Hoy martes el régimen de a bordo es de temporal. Continúan la mala mar y el fuerte viento. La dotación pasa el tiempo como puede en interiores, ya que es peligroso pasear por cubierta. Las guardias se hacen eternas. Es importante comer algo y descansar antes de entrar de guardia.

A pesar de las adversidades, los alumnos continúan con sus clases, exceptuando el deporte. Poco a poco los guardias marinas y los aspirantes a Cabo y Cabo 1º cogen la rutina y se acoplan al ritmo del barco, siendo estos días algo particulares por el tiempo.

Por la tarde se toca maniobra general para virar por avante y seguir con nuestra derrota a Mahón, próximo destino del crucero. Está previsto llegar el viernes por la mañana, y según la previsión meteorológica parece que mejorará la situación meteorológica y seremos capaces de conseguirlo. 

Después de un par de días en los que la mar nos ha puesto a prueba, por fin el miércoles  amaina el viento y mejora el estado de la mar. A primera hora se toca maniobra general. Damos los estays y foques, y aprovechamos para arreglar algún desperfecto sufrido por las velas durante el temporal. Así pues, quedamos navegando a vela con cangrejos, estays, y foques, en demanda de la Isla de Menorca.

Con la mejora del tiempo ya se puede hacer algo de deporte en cubierta, y cobra vida el ambiente por los combeses y el alcázar. Hay que aprovechar y gozar de la navegación, este buque es un privilegio y aunque se echa de menos a los seres queridos, somos unos afortunados.