EL "ELCANO" ARRIBA EN SANTA CRUZ DE TENERIFE EN EL PRIMER PUERTO DE LA SEGUNDA FASE DEL LXXXV CRUCERO DE INSTRUCCIÓN. DOS TINERFEÑOS Y UN PALMERO FORMAN PARTE DE LA DOTACIÓN DEL BUQUE

Categoría: Noticias
Publicado el Sábado, 08 Marzo 2014 16:02
Escrito por jeronimo
Visitas: 1174

 

El marinero Iván Torres, saluda a su sobrino y a sus padres
El marinero Iván Torres, saluda a su sobrino y a sus padrescarsten w. lauritsen
 
 

Siempre que llega un velero al Puerto de Santa Cruz decenas de curiosos se acercan a fotografiarlo. Ayer arribó uno de los más peculiares, simbólicos y queridos. No es la primera vez, ni mucho menos, que atraca en el Puerto chicharrero, pero la visita del "Juan Sebastián de Elcano", buque-escuela de la Armada Española, despierta siempre admiración. A bordo, entre sus 68 Guardiasmarinas, los mismos que estudian cada día para hacerse con un puesto de mando en la Armada, se encuentran varios canarios.

Llevan fuera de las Islas desde principios de enero y, después de parar en Santa Cruz, no regresarán a su tierra al menos hasta el mes de julio. Ayer fue un día de reencuentros, en los que tanto Iván Torres como Ione Camacho o Jorge Rodríguez pudieron darle un fuerte abrazo a los suyos.

El de Santa Cruz supone él último puerto europeo en el que estarán en este crucero formativo. Podrá ser visitado hoy y mañana en horarios de mañana y tarde (de 10 a 13:30 y de 15:30 a 17 horas). El "Juan Sebastián de Elcano" zarpó de Cádiz el 8 de enero, tras concluir el periodo navideño, para realizar la primera parte del crucero de prácticas.

"Aunque aquí nos dan de comer muy bien echo de menos la comida de mi madre", explicó Ione Camacho, palmero natural del municipio de El Paso. Tanto él como su compañero Jorge Rodríguez, santacrucero del barrio de La Salud, esperan tener tiempo libre para poder disfrutar de El Carnaval. "Nunca pensé que este sueño pudiera hacerse realidad", confirmó Jorge. "Para mí ha sido un orgullo entrar con el Elcano en mi Isla y creo que es una oportunidad única en la vida", valoró.

Mal tiempo

Para ambos "es muy duro" estar lejos de la familia, pero el periodo de formación y prácticas bien merece la pena. Se conocen al dedillo el barco, tanto que hasta incluso son encargados de enseñarlo estos días a todos los interesados. "Se pasan muchas horas a bordo y no queda otra que estudiar", matizó Jorge Rodríguez. "Durante esta primera parte del crucero se han vivido bastantes situaciones de temporal que han complicado la travesía", remarcó Jorge.

Ione añadió que, ahora al surcar el Atlántico, todo apunta a que los vientos alisios ayudarán a que sea más llevadera la navegación. "Al menos, quieras o no, se hacen amigos mientras se está a bordo, porque pasamos muchas horas juntos", subrayaron ambos. Quien se escapó en cuanto pudo de la fila fue el lagunero Iván Torres. A pie de portalón le esperaban sus padres, sus sobrinos y su cuñada. "Es mucho tiempo fuera de casa y, aunque la experiencia lo merece, es duro", confirmó. Al menos su pareja viaja con él en el barco, también con lo que la distancia de la familia se lleva un poco mejor.

En este tiempo ha hecho escala en Cagliari (Italia), Sète (Francia) y en los muelles de Mahón (Baleares) y Melilla, ciudades que no visitaba desde hace más de diez años. Tras su paso por Tenerife, cogerá rumbo a Cabo Verde y, desde ahí, navegará en torno a 22 días por el Océano Atlántico. Su primera parada en América será en Cartagena (Colombia) y después Santo Domingo (República Dominicana) y Nueva York (EEUU). De regreso a Europa atracará en Dublín, Hamburgo (Alemania) y Oslo. Está previsto que su viaje concluya definitivamente el 13 de julio.

El comandante del "Juan Sebastián de Elcano", Enrique Torres Piñeyro, destacó tras atracar ayer a primero hora que en este crucero se estrena un plan de estudios más especializado, de forma que los alumnos, además del título de oficial, obtendrán uno de grado universitario, como es el de Ingeniería Industrial en la rama de Mecánica. Para ello se ha embarcado un profesor del Centro Universitario de la Defensa, adscrito a la Escuela Naval Militar, para impartir las materias del grado que son necesarias actualmente por normativa.

A diferencia de la mayoría de las unidades de la Armada, este buque no dispone de misiles, ni de torpedos, ni de ningún sistema de armas para el combate. Pero sí cuenta, como cualquier otro buque de guerra, de armamento ligero para la defensa propia de la unidad. El objetivo es mantener una capacidad adecuada para afrontar una amenaza imprevista que pueda surgir en la mar o en un puerto extranjero ya que siempre realiza viajes internacionales.

Todos los estudiantes tienen que conocer a la perfección la embarcación, de proa a popa, subirse a los mástiles que hagan falta y manejar las aproximadamente 20 velas de las que dispone el buque para funcionar. Lo cierto es que si por algo se caracteriza el "Juan Sebastián de Elcano" es por ser cuidado al máximo. Todo el material de bordo, del que gran parte está formado de madera, se limpia y se cuida como si se tratara del primer día. Esa puede ser la razón por la que el barco se conserva en unas excelentes condiciones tanto para la navegación como para hacer que el día a día de los marineros sea muy reconfortante.

Aunque son 68 los Guardiasmarinas, en el buque viajan un total de 258 personas, entre ellos 23 oficiales, 22 suboficiales, 140 militares de tropa y marinería y profesores civiles. Todos fueron recibidos por la Banda Municipal de Música de Santa Cruz, que antes de las 9 horas, ya le dedicaba varios temas en el que supone su viaje número 85. También estuvo presente una representación, con cañón incluido, de la Asociación de la Gesta del 25 de julio de 1797.

Los representantes del colectivo, que recuerdan la victoria de las tropas chicharreras sobre Horatio Nelson, hicieron entrega de un cuadro conmemorativo de la visita del buque, que concluirá el lunes, al comandante de la embarcación. Lo hicieron ataviados con el atuendo que cada 25 de julio emplean para representar la batalla en la que las tropas tinerfeñas repelieron el intento de invasión de los británicos por el litoral de la capital.