XCIII CRUCERO DE INSTRUCCIÓN.-VIDA A BORDO.-26-04-2021

Categoría: Noticias
Publicado el Lunes, 10 Mayo 2021 16:54
Escrito por jeronimo
Visitas: 406

 

XCIII Crucero de Instrucción.- Buque Escuela 'Juan Sebastián de Elcano'

 

En tal día como hoy, continuamos navegando en demanda de las Maldivas, a rumbo directo y palo seco. Nuestro fondeo en estas islas está previsto con motivo de las elecciones en la Comunidad de Madrid. Los madrileños de la dotación podrán ejercer su derecho a voto, ya que una persona enviada desde España embarcará con las papeletas y se llevará a cabo el procedimiento de votación. Debido al Covid, las medidas sanitarias para evitar un contagio son muy exigentes, por lo que en todo momento está previsto el uso de mascarillas mientras esté a bordo esta persona, y se debe respetar la distancia de seguridad. La dotación es consciente de que el éxito de la misión consiste en completar la Vuelta al Mundo conmemorando el V Centenario de la Primera Circunnavegación a la Tierra, y hacerlo manteniendo el barco libre de Covid

 Comienza el domingo de la mejor manera posible, con unos churros de canela y un chocolate caliente. A mitad de la mañana, como es normal, hemos asistido a Misa en el Alcázar, zona habitual de esparcimiento de los Guardiamarinas. A la hora de la comida, pudimos disfrutar de una consistente fideuá y un delicioso solomillo. Al ser festivo, cada uno de nosotros ha aprovechado la tarde como ha querido, haciendo deporte, estudiando, adelantando trabajos, preparando conferencias, llamando a sus seres más queridos etc. Como la actividad de la semana es frenética, los Guardiamarinas aprovechamos el fin de semana para descansar y adelantar las obligaciones de la siguiente semana. Con una buena organización del trabajo propio, las horas del día se aprovechan de forma eficiente y esto supone ganar en calidad de formación, tanto técnica como en valores.

Durante gran parte de esta navegación en el Océano Índico nos hemos vistos obligados a ayudarnos del motor debido a esos vientos flojitos o ventolinas propios de esta época del año. Solo algunos, en el que el viento ha arreciado un poco, hemos podido navegar a vela y llevar a cabo ciertas viradas por redondo para la formación de los Guardiamarinas. Durante las maniobras generales, toda la dotación se implica para sacar el máximo rendimiento al velamen y de esta forma contribuir a la formación marinera de los Guardiamarinas. El estrecho contacto que hay en las maniobras entre los alumnos y la dotación, también supone una oportunidad única para vivir en primera persona lo que significa compañerismo, trabajo en equipo, esfuerzo y disciplina. El poder navegar por todos los mares y océanos, cada uno de ellos con sus características y peculiaridades, hacen de esta undécima Vuelta al Mundo una experiencia inolvidable.

Los Guardiamarinas seguimos un régimen de 6 vigilancias en el que vamos rotando por todos los puestos de responsabilidad para aprender las obligaciones y quehaceres de cada uno de ellos. En el “Vida a bordo” de hoy, me gustaría explicar la guardia de Interior, que tiene una importancia capital ya que garantiza el orden interior y el ritmo de vida de la dotación. La guardia Interior se lleva a cabo, fundamentalmente, en las tres cubiertas interiores del buque, en donde se encuentran los alojamientos de la dotación, las cámaras frigoríficas, despensa o la lavandería.

En este sentido, es nuestra obligación bajar a la despensa y frigoríficas con los despenseros para subir a la cocina la comida fresca y congelada que se necesita ese día. Para entrar en la frigorífica, tenemos que ponernos un abrigo especial, ya que tenemos que entrar en un compartimento en donde la temperatura es 15 grados bajo cero. En la despensa, a veces hay que subir sacos de harina de 50 kilos, con la dificultad que ello conlleva a la hora de moverse por las pronunciadas escalas del buque. En estos cometidos, ya vislumbramos lo difícil que es calcular las cantidades de alimentos necesarios para elaborar los menús diarios de las 230 personas que conformamos la dotación.

También, pasamos por la lavandería en donde todas las lavadoras y secadoras no dejan de funcionar durante 24 horas al día. Hay dos lavanderos con dedicación exclusiva, uno en el turno diario y otro en el nocturno, que se esmeran con ahínco para entregar la ropa lavada, doblada y en su caso planchada, y sin que se pierda o descontrole ninguna prenda.

También llama la atención, cuando levantamos el fondeo, el arduo trabajo que se lleva a cabo en la caja de cadenas, en donde dos marineros tienen que ir adujando la cadena del ancla según la vamos elevando en un ambiente demandante por el calor y el enorme esfuerzo que hay que realizar para mover los eslabones de la cantidad.

Además, se presta especial atención a la Seguridad Interior del buque, realizando continuas rondas para asegurar que se cumple la correcta estanqueidad. Además, se presta especial atención en localizar pérdidas de fluidos en tuberías, calentamientos anormales en cuadros eléctricos, chisporroteos en cables, etc. En definitiva, se vigila que el funcionamiento por debajo de la cubierta principal es el correcto. Una gran cantidad de sistemas principales y auxiliares de vital importancia deben funcionar de forma óptima, y en esta guardia se vela para que así sea.

La guardia de Interior nos permite tomar conciencia de muchos trabajos que se llevan a cabo a bordo que son fundamentales, pero que no tienen tanta visibilidad. Ello nos hace sentirnos orgullosos de pertenecer a la dotación de un buque de la Armada.

Además de lo anterior, siempre que hay alguna oportunidad formativa (mantenimiento en motores, limpieza de tanques, reparación de velas, organización de la despensa, planificación de la derrota, navegación costera etc.) los Guardiamarinas somos participes y protagonistas de dichas actividades para el mejor aprovechamiento de este Crucero de Instrucción