11 | 07 | 2020
Menú principal
2500733

Tu IP: 3.236.8.46
Hora del servidor: 2020-07-11 21:50:17
Artículo Nuevo
Formulario de acceso

"ELCANO" ATRACA EN MARÍN, DESDE DONDE PARTIRÁ EL DÍA 16 DE FEBRERO PARA REALIZAR UN CRUCERO-PILOTO
Lunes, 14 Enero 2013
El muelle de Torpedos de la Escuela Naval Militar de Marín (Pontevedra), por primera vez y en lugar de Cádiz, servirá de puerto de partida para... Read More...
"ELCANO" NAVEGA EN DEMANDA DE MARÍN, EN EL INICIO DEL CRUCERO-PILOTO QUE ACABARÁ EL 21 DE FEBRERO
Lunes, 17 Diciembre 2012
 El buque-escuela de la Armada Española, "Juan Sebastián de Elcano" zarpó el pasado día 9 de su base del Arsenal de La Carraca, en San Fernando... Read More...
Actividades de la Asociación. Jornadas Cívico-Militares
Martes, 10 Enero 2012
  EXPOSICIONES, REGATAS Y UN CONCIERTO BENÉFICO PRO-DAMNIFICADOS TERREMOTOS DE LORCA PROTAGONIZARÁN EL CALENDARIO DE ACTIVIDADES DURANTE EL... Read More...
IMAGE Biografía Juan Sebastián de Elcano
Sábado, 04 Diciembre 2010
Juan Sebastián de Elcano nació en Guetaria, en la actual provincia de Guipúzcoa, hacia 1476. De profesión comerciante, participó en la campaña... Read More...
IMAGE Características del Buque
Sábado, 04 Diciembre 2010
CARACTERÍSTICAS - Buque Escuela "Juan Sebastián de Elcano" Descripcion del buque. DATOS HISTÓRICOS. ASTILLEROS: ECHEVARRIETA Y LARRINAGA (CADIZ).... Read More...
VIDEO DE LA DESPEDIDA DEL "ELCANO" EN CÁDIZ EN EL AÑO 2010
Martes, 25 Enero 2011
  VIDEO DE LA DESPEDIDA DEL "ELCANO" EN CÁDIZ EN EL AÑO 2010 Read More...
"COMO HACE BUEN DÍA, NOS HAN PERMITIDO DISFRUTAR DE UN DÍA DE 'PLAYAS'. POR LA TARDE SE REALIZÓ OTRO ACTO TRADICIONAL A BORDO, 'LA CALLE DE LAS TAPAS'. LA JORNADA CONCLUYE CON EL CRUCE DEL TRÓPICO DE CÁNCER, QUE SIGNIFICA PONER RUMBO AL CARIBE
Miércoles, 29 Marzo 2017
Vida a bordo, 25 de marzo de 2017 ¡Por fin llegó el sábado! La verdad es que teníamos ganas, para que nos vamos a engañar. Es nuestro primer... Read More...
"ELCANO" CAPEA EN AGUAS DE PORTUGAL UN FUERTE TEMPORAL DENTRO DEL TRÁNSITO MARÍN-CASABLANCA
Lunes, 21 Enero 2013
El buque-escuela de la Armada Española "Juan Sebastián de Elcano" zarpó el pasado día 16 de este mes del Muelle de Torpedos de la Escuela Naval... Read More...
"Elcano". Año 1929. Horario en la mar para Guardiamarinas
Martes, 17 Octubre 2017
En el año 1929, el buque-escuela "Juan Sebastián de Elcano", comandado por el Capitán de Fragata Claudio Lago de Lanzós establecía el horario en... Read More...

LOS PRIMEROS BALANCES DEL LXXXV CRUCERO DE INSTRUCCIÓN. CRÓNICA ELABORADA POR LA CABO 1º YOLANDA FLORES SÁNCHEZ, TRAS LA ESCALA REALIZADA EN DUBLÍN

See you soon, Dublin!” (“¡Nos vemos pronto, Dublín!”) pensábamos mientras el barco descendía por el río Liffey y dejábamos atrás la bahía de la capital irlandesa, ciudad acogedora, cercana y ¡llena de españoles!

Acabamos de comenzar el “periplo europeo”, pero a nadie se le escapa que poco a poco este crucero va llegando a su fin, y no son pocos los que comienzan ya a hacer balance. Parece un buen momento, sólo nos queda un mes para llegar a Marín y la meteorología acompaña para sentarse en un rincón de la cubierta, disfrutar del día soleado y reflexionar sobre estos últimos 6 meses. Así nos lo hace ver la Mro. 1ª Yolanda Flores Suárez quien, proveniente del Arsenal de la Carraca, embarcó comisionada para este Crucero de Instrucción y que califica como “una de las mejores experiencias que he vivido en mi vida…”.  Estas son sus palabras: 

“Comencé el crucero el 9 de enero con la duda de si iba a disfrutar esta etapa. Conocía a la dotación, puesto que llevaba comisionada tiempo antes en el buque y todo con ellos iba viento en popa (nunca mejor dicho). Pero llegaron los guardias marinas y los aspirantes a Cabos y Cabos Primero maniobra de la ESENGRA y siempre se tiende a pensar que no va a haber el mismo buen rollo que con la dotación… pero gran error, se integraron con facilidad e hicimos muy buenas migas con ellos, en especial con “La Pepa”, “La rubia” y “Clavero”, personas preciosas por dentro y por fuera. Disfruté muchísimo ese mes y medio, con sus trabajos, su mala mar, con sus puertos, con su maratón de 24 horas, sus risas, su gente. Y con la pena de que los alumnos desembarcaban y no volver a compartir esta aventura con ellos. 

Regresamos a San Fernando para pasar una semana antes de la segunda etapa del crucero y se fue en un suspiro. Yo he de confesar que  hubiera seguido el viaje, seguía con ganas enormes de navegar. 

El 1 de marzo comenzó el viaje largo desde Cádiz y pusimos rumbo a Santa Cruz de Tenerife. Una semana en la que nos fuimos contando cómo había sido nuestra corta estancia en casa y haciendo planes para la Isla, porque tuvimos la suerte de coincidir con los carnavales. A partir de aquí también comenzamos a disfrutar de la banda de música, que también embarcaron con nosotros para lo que quedaba de travesía. Aún era el tiempo frío, pero ya empezábamos a hacer más vida en cubierta. 

Llegamos a nuestro primer puerto y, realmente, todo fue diversión y disfrute con su ciudad, su fiesta carnavalesca y su gente. Fueron pocos días, pero no puedo más que quitarme el sombrero con ellos. Un placer tinerfeños. 

Partimos hacia Praia, Cabo Verde, con nuestros horarios, los puntos nocturnos a los que llegas con la marca de las sábanas en la cara, las maniobras y, por supuesto, nuestro tiempo libre, wifi y las actividades que amenizan la travesía. Este puerto, para ser sinceros, no fue lo que esperamos, pero aún así intentamos sacarle toda la esencia y poder llevarnos un bonito recuerdo de él. A nuestra manera, nos lo pasamos muy bien. 

Próximo destino: Cartagena de Indias. Nos quedaban los temidos 23 días de tránsito oceánico. Rutinas de trabajo, dianas, reparto de comidas, pero también conciertos, comidas en cubierta,  tardes de sol y, por supuesto, nunca podré olvidar la divertida “feria de las casetas”. 

Arribamos a la ciudad colombiana; ciudad hermosa, sobre todo el centro histórico. Monumentos que visitar y gente amigable, playas, buena opción la que escogimos al ir de excursión a Islas del Rosario. Día divertidísimo, coronándolo con una “chiva” rumbera. No quedó tiempo para el aburrimiento. 

Embarcamos para 4 días de trayecto hacia Santo Domingo. Casi que ni nos dimos cuenta. Llegamos y el primer día decidimos visitar el centro, comprar y vivir su ambiente diurno y nocturno. Toda una experiencia. Gente simpatiquísima los dominicanos, hacen que te sientas muy a gusto. Pasear por las calles de la ciudad era descubrir también un poco de la historia de España. Al día siguiente aprovechamos para descansar en los hoteles, disfrutando de la música, tostándonos al sol. Lo merecíamos después de un tránsito oceánico y un apurado e intensísimo tránsito por el Caribe para llegar a la ciudad dominicana, donde todos los días trabajábamos a destajo para dejar el barco impoluto antes de llegar a puerto. 

La salida de Santo Domingo nos dejó dos sensaciones: tristeza, por lo que dejábamos atrás, pero una gran esperanza, porque nos dirigíamos a Nueva York, el mejor puerto del Crucero, para mí y para gran parte de la dotación. Diez días de vuelta a la rutina, nerviosos por la ciudad que nos esperaba. En esta parte nos acompañaban tres periodistas, Laura, Alejo e Iván, que embarcaron para grabar un documental de la vida a bordo. Nos hicieron tomas de las viradas del barco, las maniobras, de los trabajos y hasta de nuestros momentos de ocio, como la noche de las canciones con la banda, todo un show. 

El primer día en la Gran Manzana estuve de guardia, y por eso debí esperar al segundo para empaparme de ella. Andas por sus calles y en tus primeros momentos no haces otra cosa que mirar para arriba ¡es todo tan alto! Mucho que visitar y hacer. Cientos de transeúntes por las calles, de los cuales me llevé una sorpresa muy grata, ya que creía que eran personas frías y para nada, tienden a intentar ayudarte en lo que puedan. 
Cada momento de los que pasé allí lo viví al máximo. Tanto culturalmente, socialmente y de ocio, aproveché para ir al concierto de Lady Gaga en el Madison Square Garden y visitar algún que otro local por la noche. Aunque lo más increíble fue cuando la banda de Elcano tocó en Times Square. Gran parte de la dotación fue a verlo y terminamos bailando “Paquito el Chocolatero”, hasta hay documentos gráficos de ello que circulan por Youtube. Nueva York me quedó grabada en el pensamiento y debo agradecer a este buque la oportunidad de conocerlo. 

Partimos de “la gran manzana” y nos deparaban otros temidos 23 días de navegación para llegar al viejo continente. Días en los que nos esperaban nuestras rutinas de trabajos, de mantener el barco en perfectas condiciones para que los ciudadanos del siguiente puerto Dublín,  viesen la belleza de este buque. Dejamos atrás el buen tiempo, volvimos a tener mala mar; comenzamos con el frío, ése que hace que tengas que volver a ponerte jerséis, cortavientos y chaquetón, toda una odisea para vestirte por las mañanas con tus compañeras en el sollado.

Llegamos a puerto el día 7 de junio, ciudad de la que había oído hablar bien por amigos, pero realmente con la incertidumbre de si me iba a gustar o no. Y sí, me ha gustado. Me han gustado sus decenas de iglesias de estilo gótico, su ambiente juvenil, su universidad Trinity College, su tráfico “en dirección contraria”, sus calles, en concreto la de Temple Bar estará siempre en mi recuerdo, con la única pena de haber ido a ver la escultura deMolly Malone y no encontrarla en su sitio habitual porque la estaban restaurando. Me llevo de Dublín un gran sabor de boca.

Grandes puertos nos quedan aún: Hamburgo y Oslo, deseando conocerlos y vivir su ambiente y su cultura. Pero contando los días para llegar al que más ansía la dotación: Cádiz. Cada vez se ve más cercana la vuelta a casa, el poder abrazar a tus familiares, a tus amigos, volver a tu casa, a tu cama, poder disfrutar del cariño de los nuestros y poder aspirar así el olor del hogar. Es lo que más se echa de menos. 

Pero también he de decir (esto es un secreto entre tú, señor lector, y yo) que cuando llegue a Cádiz, lloraré por la alegría de estar con los míos, pero gran parte de esas lágrimas, serán por el fin de esta aventura, de la cual, podré decir que he participado y que quedará siempre en mi corazón. 
Gracias a todos, desde el Comandante hasta el marinero más moderno,  por hacer que esta etapa de mi vida sea realmente especial e inolvidable”.
Mro. 1ª Yolanda Flores Suárez.