15 | 07 | 2020
Menú principal
2506425

Tu IP: 18.208.126.130
Hora del servidor: 2020-07-15 06:12:13
Artículo Nuevo
Formulario de acceso

"ELCANO" ATRACA EN MARÍN, DESDE DONDE PARTIRÁ EL DÍA 16 DE FEBRERO PARA REALIZAR UN CRUCERO-PILOTO
Lunes, 14 Enero 2013
El muelle de Torpedos de la Escuela Naval Militar de Marín (Pontevedra), por primera vez y en lugar de Cádiz, servirá de puerto de partida para... Read More...
"ELCANO" NAVEGA EN DEMANDA DE MARÍN, EN EL INICIO DEL CRUCERO-PILOTO QUE ACABARÁ EL 21 DE FEBRERO
Lunes, 17 Diciembre 2012
 El buque-escuela de la Armada Española, "Juan Sebastián de Elcano" zarpó el pasado día 9 de su base del Arsenal de La Carraca, en San Fernando... Read More...
Actividades de la Asociación. Jornadas Cívico-Militares
Martes, 10 Enero 2012
  EXPOSICIONES, REGATAS Y UN CONCIERTO BENÉFICO PRO-DAMNIFICADOS TERREMOTOS DE LORCA PROTAGONIZARÁN EL CALENDARIO DE ACTIVIDADES DURANTE EL... Read More...
IMAGE Biografía Juan Sebastián de Elcano
Sábado, 04 Diciembre 2010
Juan Sebastián de Elcano nació en Guetaria, en la actual provincia de Guipúzcoa, hacia 1476. De profesión comerciante, participó en la campaña... Read More...
IMAGE Características del Buque
Sábado, 04 Diciembre 2010
CARACTERÍSTICAS - Buque Escuela "Juan Sebastián de Elcano" Descripcion del buque. DATOS HISTÓRICOS. ASTILLEROS: ECHEVARRIETA Y LARRINAGA (CADIZ).... Read More...
VIDEO DE LA DESPEDIDA DEL "ELCANO" EN CÁDIZ EN EL AÑO 2010
Martes, 25 Enero 2011
  VIDEO DE LA DESPEDIDA DEL "ELCANO" EN CÁDIZ EN EL AÑO 2010 Read More...
"COMO HACE BUEN DÍA, NOS HAN PERMITIDO DISFRUTAR DE UN DÍA DE 'PLAYAS'. POR LA TARDE SE REALIZÓ OTRO ACTO TRADICIONAL A BORDO, 'LA CALLE DE LAS TAPAS'. LA JORNADA CONCLUYE CON EL CRUCE DEL TRÓPICO DE CÁNCER, QUE SIGNIFICA PONER RUMBO AL CARIBE
Miércoles, 29 Marzo 2017
Vida a bordo, 25 de marzo de 2017 ¡Por fin llegó el sábado! La verdad es que teníamos ganas, para que nos vamos a engañar. Es nuestro primer... Read More...
"ELCANO" CAPEA EN AGUAS DE PORTUGAL UN FUERTE TEMPORAL DENTRO DEL TRÁNSITO MARÍN-CASABLANCA
Lunes, 21 Enero 2013
El buque-escuela de la Armada Española "Juan Sebastián de Elcano" zarpó el pasado día 16 de este mes del Muelle de Torpedos de la Escuela Naval... Read More...
"Elcano". Año 1929. Horario en la mar para Guardiamarinas
Martes, 17 Octubre 2017
En el año 1929, el buque-escuela "Juan Sebastián de Elcano", comandado por el Capitán de Fragata Claudio Lago de Lanzós establecía el horario en... Read More...

CRÓNICA DE LA VIDA A BORDO EN EL "JUAN SEBASTIÁN DE ELCANO", DEL 28 DE JUNIO AL 3 DE JULIO DE 2014, CON OCASIÓN DE SU PRIMERA VISITA A OSLO

La tarde era nublada y el viento soplaba frío mientras el barco navegaba entre las montañas del fiordo noruego. Montes poblados de árboles que caían sobre las aguas marcaban un camino serpenteante salpicado de islas, boyas y numerosos barcos a vela que cruzaban de lado a lado el fiordo a pesar de lo desapacible del tiempo.

A lo lejos, sobre un fondo grisáceo, despuntaban algunos edificios altos  y torrecillas de bronce de color verdoso y, sobre la ladera de la montaña, la famosa pista de salto de esquí Holmenkollen. No había duda, estábamos en Oslo.

Banderas de España ondeaban en la burda y en los picos de los palos. En el muelle nos esperaban ansiosos algunos compatriotas saludando al son de los pasodobles de la banda de música. La primera vez que el "Juan Sebastián de Elcano" arriba al país noruego en sus 87 años de historia y, como no podía ser de otra manera, el escenario y el recibimiento acordes con el puerto más septentrional jamás visitado. El blanco resplandeciente del casco bajo el sol del Caribe se mimetizaba con una tierra acostumbrada a los paisajes nevados, que por la época del año se tornaban verde sombrío.

Oslo es una ciudad muy tranquila. La gente pasea por las calles sin el estrés de las grandes ciudades. Sorprendentemente no se ve a muchos ejecutivos colgados de un teléfono móvil ni grandes atascos de coches. Al contrario, la bicicleta constituye un medio de transporte habitual y los puntos de recarga para coches eléctricos se encuentran por todas las esquinas. Desde luego el respeto al medio ambiente es una de las señas de identidad de la ciudad. Y seguramente el período vacacional en que llegamos a Oslo tiene algo que ver con que estuviera plagado de turistas. Como los que se acercaban curiosos, al principio un poco indecisos, al escuchar la música que interpretaba una banda en la plaza frente al Teatro Nacional. Se trataba de la banda del "Juan Sebastián de Elcano", que bajo la estatua del director noruego Johan Halvorsen interpretaba pasodobles y piezas populares. Japoneses echando fotos, italianos divertidos, argentinos extrañados, noruegos atónitos y, sobretodo, españoles emocionados. Y una banda entregada a su vocación, tocar.

A pesar de ser el segundo país con mejor nivel de vida del mundo, la austeridad como norma fundamental imperaba en todos los rincones. Pocas concesiones al derroche, a la fastuosidad, al exceso, como tampoco al despilfarro o al malgasto en la forma de vida. Aparentemente todo muy sencillo, desde el palacio real hasta el parlamento, desde las acciones más cotidianas a los actos más protocolarios.

De lo mejor que tiene la ciudad, sus espacios verdes. Casi milagroso podría considerarse en España encontrar una granja a 5 minutos en coche de la ciudad y a 400 metros de las escuelas de vela. Y rodeada de caminos para hacer senderismo o hacer deporte, frente a un parque repleto de esculturas y con vistas a la residencia de verano de la familia real. Sin complejos, vamos.

De las pocas cosas que pudimos hacer “a bajo coste” en Oslo: pasear, hacer deporte y disfrutar de la naturaleza. La diferencia de poder adquisitivo con España es tan grande que los precios resultaban prohibitivos. Con un menú de McDonald´s a 14 euros o una cerveza a 10 euros de media, el afán consumista se nos quedaba tan frío como las cimas de las montañas que rodeaban la ciudad.

Así recordamos Oslo, y así la recordará el buque, como también será recordado. Un grandioso velero español que llegó por primera vez de tierras del Sur, que consiguió emocionar a los fríos noruegos y que se paseó elegante y majestuoso frente a la ciudad para poner proa, por fin, a casa.