18 | 09 | 2018
Menú principal
1659146

Tu IP: 54.225.59.14
Hora del servidor: 2018-09-18 15:08:15
Artículo Nuevo
Formulario de acceso

"ELCANO" ATRACA EN MARÍN, DESDE DONDE PARTIRÁ EL DÍA 16 DE FEBRERO PARA REALIZAR UN CRUCERO-PILOTO
Lunes, 14 Enero 2013
El muelle de Torpedos de la Escuela Naval Militar de Marín (Pontevedra), por primera vez y en lugar de Cádiz, servirá de puerto de partida para... Read More...
"ELCANO" NAVEGA EN DEMANDA DE MARÍN, EN EL INICIO DEL CRUCERO-PILOTO QUE ACABARÁ EL 21 DE FEBRERO
Lunes, 17 Diciembre 2012
 El buque-escuela de la Armada Española, "Juan Sebastián de Elcano" zarpó el pasado día 9 de su base del Arsenal de La Carraca, en San Fernando... Read More...
Actividades de la Asociación. Jornadas Cívico-Militares
Martes, 10 Enero 2012
  EXPOSICIONES, REGATAS Y UN CONCIERTO BENÉFICO PRO-DAMNIFICADOS TERREMOTOS DE LORCA PROTAGONIZARÁN EL CALENDARIO DE ACTIVIDADES DURANTE EL... Read More...
IMAGE Biografía Juan Sebastián de Elcano
Sábado, 04 Diciembre 2010
Juan Sebastián de Elcano nació en Guetaria, en la actual provincia de Guipúzcoa, hacia 1476. De profesión comerciante, participó en la campaña... Read More...
IMAGE Características del Buque
Sábado, 04 Diciembre 2010
CARACTERÍSTICAS - Buque Escuela "Juan Sebastián de Elcano" Descripcion del buque. DATOS HISTÓRICOS. ASTILLEROS: ECHEVARRIETA Y LARRINAGA (CADIZ).... Read More...
VIDEO DE LA DESPEDIDA DEL "ELCANO" EN CÁDIZ EN EL AÑO 2010
Martes, 25 Enero 2011
  VIDEO DE LA DESPEDIDA DEL "ELCANO" EN CÁDIZ EN EL AÑO 2010 Read More...
"COMO HACE BUEN DÍA, NOS HAN PERMITIDO DISFRUTAR DE UN DÍA DE 'PLAYAS'. POR LA TARDE SE REALIZÓ OTRO ACTO TRADICIONAL A BORDO, 'LA CALLE DE LAS TAPAS'. LA JORNADA CONCLUYE CON EL CRUCE DEL TRÓPICO DE CÁNCER, QUE SIGNIFICA PONER RUMBO AL CARIBE
Miércoles, 29 Marzo 2017
Vida a bordo, 25 de marzo de 2017 ¡Por fin llegó el sábado! La verdad es que teníamos ganas, para que nos vamos a engañar. Es nuestro primer... Read More...
"ELCANO" CAPEA EN AGUAS DE PORTUGAL UN FUERTE TEMPORAL DENTRO DEL TRÁNSITO MARÍN-CASABLANCA
Lunes, 21 Enero 2013
El buque-escuela de la Armada Española "Juan Sebastián de Elcano" zarpó el pasado día 16 de este mes del Muelle de Torpedos de la Escuela Naval... Read More...
"Elcano". Año 1929. Horario en la mar para Guardiamarinas
Martes, 17 Octubre 2017
En el año 1929, el buque-escuela "Juan Sebastián de Elcano", comandado por el Capitán de Fragata Claudio Lago de Lanzós establecía el horario en... Read More...

EL "ELCANO" NAVEGA HACIA MIAMI. EN PANAMÁ FUE SALUDADO POR LA INFANTA DOÑA ELENA EN LAS ESCLUSAS DE MIRAFLORES. EL BUQUE PARTICIPÓ EN EL V CENTENARIO DEL DESCUBRIMIENTO DEL OCÉANO PACÍFICO POR EL ESPAÑOL VASCO NÚÑEZ DE BALBOA

En los últimos días, el buque-escuela de la Armada Española "Juan Sebastián de Elcano" ha estado presente en Panamá, donde ha intervenido en distintas actividades. De todas ellas les informamos en la siguiente crónica de la "Vida a bordo" del navío español.

Durante la mañana del día 16 de abril, se arribó a bahía Limón, punto de reunión para los buques que hacen el tránsito hacia el Canal de Panamá. En esa misma bahía una vez dentro de la rompiente de entrada, se fondeó a la espera de levar el día 17 para cruzar el Canal rumbo a Balboa.   El Canal de Panamá tiene unas 45 millas de largo y une el océano Atlántico y el Pacífico. Está construido aprovechando las aguas de un lago interior del istmo de Panamá, el lago Gatún. El problema es que el lago está a diferente altura del nivel del mar, encontrándose unos 26 metros sobre ese nivel. Por tanto para que un barco pueda navegar por aguas del Canal es necesario elevarlo esos 26 metros. Para ello se utilizan una serie de esclusas que a modo de escalones van elevando el buque a la altura del lago. Para rellenar las esclusas de agua se utiliza la misma del lago Gatún, que por gravedad inunda o vacía las esclusas para subir o bajar a los buques en tránsito. Sin embargo y debido a las fuertes y continuas lluvias de la zona el lago mantiene su caudal de forma natural. Los grupos de esclusas del Canal son: las del lago Gatún que son un grupo de 3 esclusas que elevan el buque a los 26 metros de altura del lago. Posteriormente y tras navegar por el interior del lago se llega a las esclusas de Pedro Miguel con dos esclusas de bajada y por último a la de Miraflores que devuelve a los buques al nivel medio del mar Pacífico. Todo esto si se hace en sentido Atlántico-Pacífico.

Con las primeras luces del día 17 y una vez el práctico del Canal a bordo, se levantó el fondeo en bahía Limón, se puso rumbo sur, en demanda del primer grupo de esclusas, las de Gatún. Tras navegar entre los chubascos tropicales propios de esta zona, el buque llegó a la hora prevista a las esclusas. Allí para entrar en la esclusa y mantener el buque en la misma posición durante la maniobra, existen en los laterales unas pequeñas locomotoras llamadas coloquialmente “mulas”. Éstas tienden unos cables de acero al buque, dos por banda, para mantenerlo en posición y guiarlo en su recorrido por las esclusas. Este proceso se realiza de forma continuada durante todas las esclusas del Canal. Como curiosidad hay que destacar que todas las esclusas tienen unos 305 metros de largo, 33,5 de ancho y 12,5 de alto, conteniendo más de cien millones de litros de agua por cada una.  

Tras cruzar con éxito las esclusas de Gatún, el “Elcano” navegaba ya por aguas del Canal de Panamá con rumbo hacia Balboa. Después de varias horas recorriendo el angosto brazo de agua navegable, se llegó a la esclusa de Pedro Miguel sobre las 1410 horas. Tras bajar la esclusa  en un intervalo de tiempo de unos 20 minutos, el buque se dirigió hacia el siguiente y último grupo de esclusas, el de Miraflores. Allí en el mirador se encontraba Su Alteza Real la Infanta Elena, presenciando el cruce del “Elcano”, que realizaba la maniobra de entrada. Al paso del buque frente a ella, todo el personal de la dotación formó en cubierta y se dieron honores por la banda de estribor. Tras esta pequeña sorpresa agradable de coincidir con la Infanta Elena en lugar tan recóndito y alejado, el “Elcano” se encontraba nuevamente a nivel del mar tras haber bajado la última esclusa, ahora ya en aproximación al punto de atraque en la antigua base norteamericana de Rodman, actualmente llamada Vasco Núñez de Balboa.

El atraque se encontraba al oeste del Canal, en la orilla opuesta a Balboa y a la ciudad de Panamá, poco antes de llegar al puente de las Américas, que es la supuesta división entre el océano y las aguas interiores del Canal. Por tanto, el buque se quedó sin mojar la quilla en aguas del Pacífico. Después de atracar el día 17 pasadas las 17 horas, el 18 de abril a primera hora de la mañana, embarcó el Embajador de España en Panamá. A bordo fue recibido por el Comandante del buque con honores de ordenanza. Se efectuó el ya conocido saludo a la voz, con el personal del buque cubriendo las jarcias y botavaras, además de la guardia militar presentando armas y el Himno Nacional. Posteriormente el embajador saludó a los oficiales, guardias marinas, suboficiales y a una comisión del personal de marinería y tropa presente en cubierta para la ceremonia.  

Después del recibimiento al Embajador se celebró junto al barco un acto de bienvenida en tierra organizado por las autoridades de Panamá. Al finalizar el acto el Embajador y el Comandante embarcaron nuevamente para dar una conferencia de prensa a bordo. A este encuentro con la prensa asistieron varios miembros de la comisión V centenario del descubrimiento del Pacífico. Hay que destacar la gran afluencia de medios locales en esta convocatoria de prensa. Al finalizar la conferencia de prensa, se celebró a bordo un almuerzo protocolario al que asistieron el Embajador de España y varios miembros de la comisión nacional para la conmemoración del V centenario del descubrimiento del océano Pacífico.  

Hay que señalar que este 18 de abril se cumplieron 85 años del inicio del viaje inaugural del “Elcano” en el año 1928, poco después de haber sido entregado a la Armada en febrero de ese mismo año. Durante aquel crucero se visitaron los puertos de Cádiz, Málaga, Sevilla, Las Palmas, Santa Cruz de Tenerife y Pasajes.   La primera singladura del bautismo de mar contó con la presencia a bordo del Rey Don Alfonso XIII, que realizó el tránsito entre Cádiz y Málaga arribando a esta ciudad el 19 de abril. Se da la circunstancia de que hace diez años, en 2003, SSMM los Reyes rememoraron aquella travesía en su 75 aniversario, embarcando en Algeciras para entrar al día siguiente en Málaga donde inauguraron el museo Picasso de la ciudad. Tras el desembarco de Su Majestad, el “Elcano” prosiguió con su viaje inaugural, remontando el río Guadalquivir para recalar en Sevilla y asistir a la Exposición Universal que se celebraba en la ciudad en aquellas fechas. Desde Sevilla se hizo nuevamente a la mar hacia las islas Canarias, visitando Las Palmas y posteriormente Santa Cruz de Tenerife.

Después de abandonar la isla de Tenerife estuvo cuarenta días en la mar navegando entre el archipiélago de las Canarias y el de las Azores hasta que el día 4 de julio arribó a Pasajes para recibir la bandera de combate. La madrina del acto fue la Infanta doña Beatriz de Borbón, hija de Don Alfonso XIII. Su augusto Padre asistió a la ceremonia de entrega y la bandera fue donada por la Diputación Provincial de Guipúzcoa.   Tras dejar Pasajes, el buque arribó nuevamente a Cádiz el 15 de julio, dirigiéndose seguidamente al Arsenal de La Carraca en San Fernando para llevar a cabo la limpieza de la obra viva. Durante este el viaje inaugural se navegaron 5.769 millas náuticas repartidas en 57 singladuras, con una velocidad media de 4,2 nudos y un 10 por ciento de navegación a vela.  

De vuelta al presente, en la mañana del día 19, frente al monumento a Vasco Núñez de Balboa que se encuentra mirando al Pacífico en la Ciudad de Panamá, se realizó un homenaje y una ofrenda floral al explorador español que descubrió dicho océano. A la ofrenda asistieron el Embajador, la Vicecanciller del Gobierno de Panamá, el Comandante del buque, los guardias marinas, la banda de música del buque y varios miembros de la comisión del V centenario.Después del acto, la Primera Dama de la República de Panamá visitó el “Juan Sebastián de Elcano” con la Ministra de Educación. La señora Linares de Martinelli aprovechó también para saludar a los escolares panameños que en esos momentos se encontraban visitando el buque escuela.   Después de la visita de la Primera Dama, el Comandante, Segundo, Jefe de Estudios y una comisión de oficiales del “Elcano” asistieron a una comida ofrecida por el Embajador en la Embajada de España. Esa misma tarde-noche se celebró la recepción a bordo.   Ya siendo 21 de abril, el “Elcano” se disponía a hacerse a la mar nuevamente. Esta vez antes de llegar aguas del océano Atlántico había que atravesar el Canal de Panamá en dirección Norte. Cuando el práctico estuvo a bordo se inició la maniobra de desatraque. Tras varios minutos navegando remontando el Canal hacia el Norte, se llegó a las esclusas de Miraflores. Seguidamente tras librar estas esclusas se arribó a las de Pedro Miguel. Al finalizar esta primera etapa de subida por las esclusas, desembarcaron el Embajador de España y su señora, después de haber realizado este corto tránsito por el Canal a bordo del “Elcano”.  

Tras abandonar Pedro Miguel se navegó por las aguas del lago Gatún hasta llegar a las esclusas del mismo nombre, que devolvieron al buque nuevamente a la canal de entrada en Bahía Limón, tras unas 9 horas de tránsito. Desde allí y después de desembarcar al práctico, se prosiguió con rumbo norte, en alejamiento de Panamá, hacia el nuevo puerto de destino en la península de Florida: Miami. Es necesario reseñar que es el décimo Crucero de Instrucción en el que se pasa el Canal de Panamá en ambos sentidos y primero en el que se efectúan ambos tránsitos en tan corto espacio de tiempo: cuatro días entre ambos cruces.

 

 

 

EL "JUAN SEBASTIÁN DE ELCANO" CUMPLE 85 AÑOS DEL VIAJE INAUGURAL, COINCIDIENDO CON LA ESCALA DEL BUQUE EN BALBOA, TRAS CRUZAR EL CANAL DE PANAMÁ. PARTICIPARÁ EN LOS ACTOS DEL DESCUBCRIMIENTO DEL OCÉANO PACÍFICO POR NÚÑEZ DE BALBOA

El  "Juan Sebastián de Elcano" celebra el 18 de abril 85 de años del inicio del viaje inaugural del “Juan Sebastián de Elcano”. El crucero se efectuó en el año 1928 siendo su comandante el Capitán de Fragata don Manuel de Mendívil y Elio. El bautismo de mar del emblemático buque-escuela se realizó poco más de un mes después de su entrega a la Armada. Durante aquel crucero se visitaron los puertos de Cádiz, Málaga, Sevilla, Las Palmas, Santa Cruz de Tenerife y Pasajes.

La primera singladura contó con la presencia a bordo del Rey Don Alfonso XIII, que realizó el tránsito entre Cádiz y Málaga arribando a esta ciudad el 19 de abril. Se da la circunstancia de que hace 10 años, en 2003, SSMM los Reyes rememoraron aquella travesía en su 75 aniversario, embarcando en Algeciras para entrar al día siguiente en Málaga donde inauguraron el museo Picasso de la ciudad. Tras el desembarco de Su Majestad, el “Elcano” prosiguió con su viaje inaugural de 1928, remontando el río Guadalquivir para recalar en Sevilla y asistir a la Exposición Universal que se celebraba en la ciudad en aquellas fechas. Desde Sevilla se hizo nuevamente a la mar hacia las islas Canarias, visitando Las Palmas y posteriormente Santa Cruz de Tenerife.

Después de abandonar la isla de Tenerife estuvo 40 días en la mar navegando entre el archipiélago de las Canarias y el de las Azores hasta que el día 4 de julio arribó a Pasajes para recibir la bandera de combate. La madrina del acto fue la Infanta doña Beatriz de Borbón, hija de Don Alfonso XIII. Su augusto Padre asistió a la ceremonia de entrega y la bandera fue donada por la Diputación Provincial de Guipúzcoa. Tras dejar Pasajes, el buque arribó nuevamente a Cádiz el 15 de julio, dirigiéndose seguidamente al Arsenal de La Carraca en San Fernando para llevar a cabo la limpieza de la obra viva.

Durante el viaje inaugural se navegaron 5.769 millas náuticas repartidas en 57 singladuras, con una velocidad media de 4,2 nudos y un 10 % de navegación a vela. Ese mismo año, tras recibir a la primera promoción de Guardiasmarinas, el “Elcano” se hizo a la mar para iniciar su Primer Crucero de Instrucción y primera circunnavegación siguiendo la ruta opuesta a la realizada por Magallanes-Elcano. Esta primera vuelta al mundo se realizó entre el 1 de agosto de 1928 y el 28 de mayo de 1929.

Hasta la fecha en sus 85 años de historia, el “Elcano” ha realizado 83 Cruceros de Instrucción, 10 de ellos de vuelta al mundo. Ha recalado en más de 70 países distintos realizando unas 1.140 visitas a puerto. El total de millas navegadas supera el millón seiscientas sesenta mil y el tiempo total en la mar supone más de 34 años de navegación continua. Actualmente el buque se encuentra realizando su LXXXIV Crucero de Instrucción, navegando por el mar Caribe en tránsito desde San Juan de Puerto Rico hasta Balboa en Panamá, para participar en los actos de conmemoración del V centenario del descubrimiento del Pacífico por el explorador español Núñez de Balboa. Esta es la vigésimo tercera escala en el puerto de Balboa.

La última vez que se visitó este puerto panameño fue en el año 2008. Para conmemorar el V centenario, el día 18 embarcará la Primera Dama de la República de Panamá, Doña Marta Linares de Martinelli, que además es la Presidenta de la Comisión Nacional para la Conmemoración del V Centenario del Descubrimiento del Océano Pacífico. Coincidiendo con su visita está previsto que embarquen varios colegios de la zona, por lo que la Primera Dama aprovechará para saludar a los escolares a bordo del “Elcano”. El día 19 se realizará un homenaje y ofrenda floral a la estatua de Vasco Núñez de Balboa. Dicha estatua se encuentra en la Ciudad de Panamá, a orillas del océano Pacífico que descubrió este conquistador español hace cinco siglos. Al acto acudirán el Embajador de España en Panamá y el Comandante del buque, además de una representación de alumnos. Tras el homenaje y la ofrenda floral se cantará el himno de la Armada.

Y es que éste es un viaje de celebraciones, pues posteriormente tras partir de Balboa el día 21, el buque visitará Miami y Cabo Cañaveral para participar en los actos de conmemoración del V centenario del descubrimiento de la Florida por otro español, Ponce de León, y tras esto volverá a Europa para participar en una concentración de grandes veleros en Den Helder (Holanda) donde se conmemorará el 525 aniversario de la creación de la Marina holandesa.

EL "JUAN SEBASTIÁN DE ELCANO" NAVEGA A RUMBO DIRECTO HACIA LA ENTRADA DEL CANALDE PANAMÁ, EN BAHÍA LIMÓN

Después de dejar San Juan el pasado 10 de abril, el “Juan Sebastián de Elcano” continuó su tránsito hacia el Canal de Panamá. Esa noche del 10 al 11 de abril se cruzó el paso de La Mona que separa la isla de Puerto Rico y República Dominicana. Gracias al viento de levante el buque conseguía mantener una velocidad media de unos 8 nudos, más que suficiente para llegar el día 17 a la entrada del Canal de Panamá, en Bahía Limón.

El 11 de abril fue festivo a bordo por lo que la dotación aprovechó las horas libres para descansar, hacer deporte o tomar el sol en cubierta. Al encontrarse el buque navegando ya por aguas del mar Caribe la sensación de calor aumentó considerablemente, sobre todo debido al alto porcentaje de humedad que había en el ambiente. Sobre todo al mediodía la sensación de calor era algo sofocante. Los Guardiasmarinas continuaron con sus clases diarias además de sus observaciones.

El sábado por la mañana continuaron los trabajos para la dotación y las clases para los Guardiasmarinas. Después de las clases se expusieron en la cámara de guardias marinas dos conferencias, la primera titulada “El Canal de Panamá. Construcción, transferencia y futuro”. Aunque en esta conferencia no se habló sobre la navegación por el Canal, sí que aclaró muchas dudas sobre los inicios de la construcción, la explotación y el impacto que tuvo y sigue teniendo esta maravilla de la construcción moderna. Seguidamente se expuso otra conferencia titulada “Evolución de la exploración espacial desde sus orígenes hasta el siglo XXI”.

En cuanto a navegación se refiere, la noche del sábado al domingo con viento de fresquito a fresco de levante, se dieron velocidades a vela de hasta casi 12 nudos durante la madrugada. Con todo el aparejo menos el foque volante, el petifoque y los estays y navegando a un largo, el bergantín-goleta hacía gala de sus excelentes cualidades marineras con una corriente favorable de algo más de un nudo.

El domingo el viento amainó notablemente, hasta bonancible, y roló ligeramente hacia el norte, pasando a ser del noreste. El día amaneció completamente nublado, y aunque no había sol, sí que seguía haciendo mucho calor y un alto porcentaje de humedad. Aún así como era domingo, se celebraron varias comidas en cubierta, tanto de alumnos como del personal del mayor proel, aprovechando el cumpleaños del contramaestre del palo. También se celebraron como todo los domingos la misa en el alcázar, oficiada por el Padre Capellán, y el concierto de la banda de música.

Por la tarde se tocó “maniobra general”. Como el viento roló al noreste, el Comandante decidió navegar con el viento por la popa, a rumbo directo hacia Bahía Limón. Para poder navegar en estas condiciones se cargaron los cangrejos proeles con sus escandalosas, además de los estays y los foques. De esta forma al navegar con el aparejo de cruz y los cangrejos popeles con sus escandalosas, las velas trabajaban mejor y no se desventaban unas a otras.

Tras la maniobra, el buque navegaba con el viento casi a “fil de codaste” con los cangrejos popeles “a orejas de burro” y con la cruz. Con esta configuración del aparejo el “Elcano” se aproximaba a rumbo directo hacia Bahía Limón. Después de arribar a esta bahía sólo quedaría navegar a través del Canal para llegar al segundo puerto en tierras americanas de este LXXXIV Crucero de Instrucción.

LA PRÓXIMA RECALADA DEL "ELCANO" EN EL PUERTO PANAMEÑO DE BALBOA APARECE YA EN LOS MEDIOS INFORMATIVOS DE ESTE PAÍS. DURANTE SU ESTANCIA EN BALBOA, EL BUQUE ESPAÑOL PARTICIPARÁ EN LOS ACTOS DEL QUINTO CENTENARIO DEL DESCUBCRIMIENTO DEL OCÉANO PACÍFICO

Como parte de las actividades conmemorativas del Quinto Centenario del Descubrimiento del Océano Pacífico, Panamá recibirá en aguas istmeñas al Buque-Escuela "Juan Sebastián de Elcano", reconocido mundialmente por su trayectoria, con 80 años en la mar y más de un millón y medio de millas náuticas navegadas por todos los mares del mundo.

Durante su estancia en territorio panameño, el "Elcano" cumplirá con una amplia agenda diplomática, cultural y social.

En estos momentos, el bergantín-boleta español, al mando del CN Carlos Alfonso Carlos Gómez Fernández de Córdoba navega en demanda de Balboa, procedente de su primer puerto de recalada en el continente americano, concretamente en la isla de Puerto Rico, lugar donde, entre otras actividades, ha destacado el desembarco y entrega de los restos mortales transportados en una urna desde Cádiz, del diputado puertorriqueño doceañista y marino Ramón Power y Giralt.

CRÓNICA DE LA LLEGADA Y ESTANCIA DEL "JUAN SEBASTIÁN DE ELCANO" EN SAN JUAN DE PUERTO RICO. EL BUQUE FUE RECIBIDO COMO SIEMPRE POR LAS SIERVAS DE MARÍA. EN ESTOS MOMENTOS, EL BUQUE NAVEGA EN DEMANDA DEL PUERTO PANAMEÑO DE BALBOA

La presente "Vida a bordo" relata la entrada del "Juan Sebastián de Elcano" a San Juan de Puerto Rico así como su recibimiento por parte de la Siervas de María y los actos desarrollados con ocasión del desembarco y entrega de los restos mortales del diputado doceañista puertorriqueño Ramón Power y Giralt, además de otras actividades enmarcadas en el transcurso de la estancia del buque en el primer puerto del LXXXIV Crucero de Instrucción. Sin duda, unas fechas emotivas que tendrán su continuación en la localidad panameña de Balboa, próxima recalada del navío español.

Al grito de “tierra a la vista” poco después de amanecer el 4 de abril, el marinero Jesús Cabañas divisó por primera vez tierra del continente americano, avistando la isla Anguilla perteneciente a las Pequeñas Antillas, ganando así el premio Rodrigo de Triana.

Al alba del 6 de abril, después de haber fondeado en la isla de St. Thomas de las islas Vírgenes, ya se divisaba perfectamente la costa de Puerto Rico, y a lo lejos los altos edificios de la zona nueva de San Juan.

A las 8 de la mañana se tocó “maniobra general” para dar el aparejo de cuchillo y los estays. Una vez finalizada la maniobra se navegaba a mixta con el aparejo de cuchillo en demanda de la bocana de entrada de la bahía de San Juan. Por estribor se divisaba a lo lejos la sombra de la fortaleza del Morro, baluarte construido hace siglos por los españoles para defender la ciudad de los ataques tanto de corsarios como de otras Armadas que estaban siempre acechantes para intentar llevarse un “trozo del pastel” del vasto imperio español en América.

Cuando el buque estaba tanto avante con la muralla norte de la fortaleza se comenzó a cargar todo el aparejo. Una vez todo cargado y navegando a palo seco se cayó a babor para entrar en la bahía de San Juan. Desde el buque se veía a los habitantes de la capital, esperando en el Morro la llegada del “Elcano”. Pocos instantes después, comenzó el saludo a la plaza, 21 cañonazos frente a la batería del Morro, a bordo se hizo el silencio. En cubierta las formaciones en babor se mantenían firmes mirando al baluarte, la guardia militar de

Guardiasmarinas permanecía en firmes inmóvil en la toldilla. Tras nuestra salva de honor, hizo lo propio la batería de la fortaleza respondiendo con los mismos honores. Sin duda una bella estampa que se quedó grabada en la retina de muchos integrantes de la dotación.

Después de este emotivo momento, el “Elcano” hizo sonar su sirena anunciando su llegada a San Juan, que fue respondida por varias embarcaciones menores que seguían nuestro tránsito por la bahía de San Juan.

Nada más finalizar el saludo se comenzó a ver desde el buque el convento de las Siervas de María lleno de banderas de España en sus balconadas ondeando al paso del “Elcano”. Aunque parezca extraño siempre que un buque español recala en San Juan, las Siervas de María lo reciben agitando sus banderas desde los balcones. Cuenta la leyenda que se remonta al año 1898 cuando Puerto Rico estaba bloqueado por la Armada de los Estados Unidos. Un buque español que salió de Cádiz tenía la orden de llegar a toda costa a San Juan ya que llevaba armamento y pertrechos para las tropas de la isla. El buque fue interceptado por los norteamericanos y tuvo que varar en la playa. Un tripulante consiguió salvarse a nado con el Pabellón Español del buque anudado en la cintura. Cuando llegó a tierra moribundo, fue atendido por un puertorriqueño al que le dio la bandera para que no la cogieran los norteamericanos.

Este individuo de padres españoles guardó la bandera en casa hasta que tiempo después, decidió darles la bandera a las monjas españolas que se instalaron en Puerto Rico y fundaron un hospital en 1897. Ya acababa la guerra y movidas por la nostalgia, saludaban con sus pañuelos la salida o entrada de la bahía a los buques españoles. El puertorriqueño que custodiaba la bandera, conocedor de la historia, se la cedió al convento. Desde entonces, a la entrada o salida de San Juan de un buque español, lo reciben o despiden desde los balcones ondeando las banderas de España que van acumulando de los barcos que visitan la ciudad.

Tras esta emocionante entrada, el buque atracó finalmente en el muelle del Viejo San Juan. En el muelle y en las calles ya nos esperaban muchos viandantes conocedores de que en breves instantes se iba a desembarcar al primer diputado por Puerto Rico en las Cortes de Cádiz y capitán de fragata de la Armada Real Don Ramón Power y Giralt.

Nada más atracar formaron en toldilla todos los asistentes de la dotación a la ceremonia que iba comenzar en breves momentos. Tras esto, embarcaron a bordo el Cónsul General de España y el Primer Teniente de Alcalde de la ciudad de Cádiz siendo recibidos por el Comandante del buque. Posteriormente embarcó el Secretario de Estado de Puerto Rico. Todos bajaron a la capilla, donde se encontraba la urna con los restos del diputado. Allí el Secretario de Estado dio unas palabras de agradecimiento al buque por traer de vuelta a uno de los padres de Puerto Rico. Posteriormente comenzó el traslado de la urna con los restos mortales del diputado hacia la cubierta. Una vez allí la banda de música comenzó a tocar la marcha fúnebre “Mater Mea” al paso de la comitiva con el Padre Capellán a la cabeza, seguido de los restos del diputado portados por dos marineros, del Comandante del buque y las autoridades civiles mencionadas.

Tras este breve movimiento, la urna fue depositada en la toldilla, a pie de portalón, delante de la multitud que se congregaba en el muelle para ver llegar al diputado. Se cubrieron los restos mortales con la Bandera Nacional de España y posteriormente el Padre Capellán rezó un responso por el diputado doceañista. Hecho esto, se mandó firmes a las formaciones, y la guardia militar formada por ocho guardias marinas al mando de su comandante de brigada presentó armas, instantes después la banda de música interpretó el Himno Nacional de España en honor al diputado. Al finalizar, la guardia militar envainó sus machetes y a la orden de su comandante de brigada hicieron al unísono una descarga de fusilería como parte de los honores realizados.

Después de los honores fúnebres, la urna con los restos mortales fue desembarcada a tierra. Allí comenzó a ser trasportada a hombros por cuatro marineros de la dotación, mientras que una Guardia de Honor de nueve guardias marinas con el sable a la funerala, rodeaba los restos del diputado. En estos actos fúnebres se lleva el sable a la funerala en señal de luto. El cortejo fúnebre ya en tierra estaba formado por la banda de música, la Guardia de Honor de guardias marinas custodiando la urna, detrás de estos el Padre Capellán y siguiendo a los restos del diputado el Secretario de Estado de Puerto Rico, el Cónsul General de España, el Comandante del buque y otras personas nombradas por el gobierno de Puerto Rico y por el buque.

Al son de marchas fúnebres y con paso marcial, el cortejo fúnebre comenzó su tránsito hacia La Puntilla. Nada más salir del muelle, una multitud esperaba expectante la salida de Don Ramón Power y Giralt. El centro del Viejo San Juan se paralizó totalmente por el paso de los restos mortales del diputado junto con el cortejo fúnebre que desfilaba marcando el paso en las empedradas calles de la ciudad mientras sus habitantes vitoreaban a la llegada del diputado dando también vivas a España y a la Armada. Sin duda fue un momento muy emotivo tanto para los puertorriqueños que por fin recibían la vuelta de uno de los padres de la patria como para todo aquel que tuvo la oportunidad de vivir este momento.

Tras la marcha fúnebre por la ciudad, el cortejo llegó a La Puntilla, donde se iba a realizar el acto de entrega de los restos mortales al Gobierno de Puerto Rico. La urna se dejó en el centro de la explanada de La Puntilla, escoltada en todo momento por la Guardia de Honor. Frente a ella se colocaron las autoridades que asistieron al desembarco de los restos desde el buque y que venían formando parte del cortejo fúnebre.

El acto fue presidido por el Gobernador de Puerto Rico. Nada más comenzar, entraron en la explanada las banderas de España, Puerto Rico y Estados Unidos portadas por miembros de la Guardia Nacional. A continuación se interpretaron los himnos de los tres países, tras lo cual el Arzobispo de San Juan dio la bendición y se procedió a doblar y a retirar la Bandera Nacional de España que cubría la urna. La bandera fue entregada al Comandante del buque y éste se la entregó al Cónsul General de España. El Cónsul se la entregó a su vez al descendiente de Don Ramón Power que se encontraba también en el acto. Posteriormente se retiró la Guardia de Honores de guardias marinas para dejar paso a cuatro integrantes de la Guardia Nacional puertorriqueña comenzaron a custodiar la urna. Tras recibir la bandera de Puerto Rico de manos del Gobernador de la isla, los integrantes de la Guardia Nacional hicieron el mismo gesto y cubrieron la urna con la bandera.

Posteriormente, el Comandante del buque entregó al Arzobispo de la ciudad el acta de entrega de los restos del diputado. Tras esto, tanto el Arzobispo, el Cónsul General, el descendiente de la familia Power y por último el Gobernador de Puerto Rico dieron un discurso resaltando la figura del diputado y su importancia para que la isla consiguiera más autonomía respecto a la metrópoli.

Después de los discursos el acto finalizó y la urna del diputado se depositó en una calesa tirada por dos caballos, y escoltada por una guardia de época ambientada en las tropas de Puerto Rico del siglo XIX, que recorrió el trayecto desde La Puntilla hasta la residencia de los Power.

Desde allí los restos se trasladaron al Capitolio de San Juan, la casa del pueblo, donde también recibieron honores, y donde fue depositado hasta el día siguiente.

El día 7 se celebró una misa en la Catedral de San Juan en honor al diputado Power. Sus restos mortales llegaron en calesa escoltados por la misma guardia de época que hizo el traslado del diputado en la jornada anterior. A la misa acudió el Gobernador de Puerto Rico y fue oficiada por el Arzobispo de la capital.

El 8 de marzo se realizó a bordo un almuerzo protocolario, al que asistieron entre otros, el Secretario de Estado de Puerto Rico, el Presidente del Senado, el Presidente Juez del Tribunal Supremo, el Secretario de Justicia, el Juez del Tribunal de Apelaciones, el Cónsul General de España, el Teniente de Alcalde de Cádiz, el Comandante de los Guarda Costas de Estados Unidos y el Agregado Naval en Washington. Por la tarde se realizó una recepción para los miembros de la dotación del buque organizada por el Consulado, el Auxilio Mutuo y la Casa de España, celebrándose en este último lugar. La Casa de España era un centro hospitalario de gran nivel creado por los españoles.

Un día más tarde, en la mañana del día 8, se realizó un acto de homenaje a los caídos por España y una ofrenda floral, en el cementerio de Santa María Magdalena de Pazzis. Al acto asistió el Cónsul General de España, el Comandante del buque y otras autoridades civiles y militares de Puerto Rico, además de una representación de los oficiales, guardias marinas, suboficiales y marinería de la dotación. En este cementerio yacen varios marinos españoles que perecieron a bordo del destructor Terror, intentando burlar el bloqueo de los buques de guerra norteamericanos a San Juan en la Guerra Hispano-Norteamericana de 1898.

Ya el día 9, un día antes de salir a la mar, el Cónsul General de España celebró una cena en su residencia, a la que acudieron el Comandante, el Segundo y una comisión de oficiales.

En la mañana del día 10, el buque escuela se hacía nuevamente a la mar. Tras finalizar la maniobra de desatraque, se tocó “maniobra general” para dar todo el aparejo, con viento fresquito de levante, se pudo ver al buque navegando en todo su esplendor, saliendo de la bahía de San Juan a vela con la fortaleza del Morro de fondo, casi a todo trapo y dando una velocidad de más de 7,5 nudos. Después de dejar San Juan y participar en los actos de entrega de los restos mortales de Don Ramón Power, el “Elcano” continúa con su tránsito hacia aguas del Pacífico, no sin antes tener que cruzar el Canal de Panamá.