01 | 12 | 2020
Menú principal
2698869

Tu IP: 35.153.39.7
Hora del servidor: 2020-12-01 21:08:22
Artículo Nuevo
Formulario de acceso

"ELCANO" ATRACA EN MARÍN, DESDE DONDE PARTIRÁ EL DÍA 16 DE FEBRERO PARA REALIZAR UN CRUCERO-PILOTO
Lunes, 14 Enero 2013
El muelle de Torpedos de la Escuela Naval Militar de Marín (Pontevedra), por primera vez y en lugar de Cádiz, servirá de puerto de partida para... Read More...
"ELCANO" NAVEGA EN DEMANDA DE MARÍN, EN EL INICIO DEL CRUCERO-PILOTO QUE ACABARÁ EL 21 DE FEBRERO
Lunes, 17 Diciembre 2012
 El buque-escuela de la Armada Española, "Juan Sebastián de Elcano" zarpó el pasado día 9 de su base del Arsenal de La Carraca, en San Fernando... Read More...
Actividades de la Asociación. Jornadas Cívico-Militares
Martes, 10 Enero 2012
  EXPOSICIONES, REGATAS Y UN CONCIERTO BENÉFICO PRO-DAMNIFICADOS TERREMOTOS DE LORCA PROTAGONIZARÁN EL CALENDARIO DE ACTIVIDADES DURANTE EL... Read More...
IMAGE Biografía Juan Sebastián de Elcano
Sábado, 04 Diciembre 2010
Juan Sebastián de Elcano nació en Guetaria, en la actual provincia de Guipúzcoa, hacia 1476. De profesión comerciante, participó en la campaña... Read More...
IMAGE Características del Buque
Sábado, 04 Diciembre 2010
CARACTERÍSTICAS - Buque Escuela "Juan Sebastián de Elcano" Descripcion del buque. DATOS HISTÓRICOS. ASTILLEROS: ECHEVARRIETA Y LARRINAGA (CADIZ).... Read More...
VIDEO DE LA DESPEDIDA DEL "ELCANO" EN CÁDIZ EN EL AÑO 2010
Martes, 25 Enero 2011
  VIDEO DE LA DESPEDIDA DEL "ELCANO" EN CÁDIZ EN EL AÑO 2010 Read More...
"COMO HACE BUEN DÍA, NOS HAN PERMITIDO DISFRUTAR DE UN DÍA DE 'PLAYAS'. POR LA TARDE SE REALIZÓ OTRO ACTO TRADICIONAL A BORDO, 'LA CALLE DE LAS TAPAS'. LA JORNADA CONCLUYE CON EL CRUCE DEL TRÓPICO DE CÁNCER, QUE SIGNIFICA PONER RUMBO AL CARIBE
Miércoles, 29 Marzo 2017
Vida a bordo, 25 de marzo de 2017 ¡Por fin llegó el sábado! La verdad es que teníamos ganas, para que nos vamos a engañar. Es nuestro primer... Read More...
"ELCANO" CAPEA EN AGUAS DE PORTUGAL UN FUERTE TEMPORAL DENTRO DEL TRÁNSITO MARÍN-CASABLANCA
Lunes, 21 Enero 2013
El buque-escuela de la Armada Española "Juan Sebastián de Elcano" zarpó el pasado día 16 de este mes del Muelle de Torpedos de la Escuela Naval... Read More...
"Elcano". Año 1929. Horario en la mar para Guardiamarinas
Martes, 17 Octubre 2017
En el año 1929, el buque-escuela "Juan Sebastián de Elcano", comandado por el Capitán de Fragata Claudio Lago de Lanzós establecía el horario en... Read More...

CRÓNICA DE LA VIDA A BORDO EN EL "JUAN SEBASTIÁN DE ELCANO", DEL 28 DE JUNIO AL 3 DE JULIO DE 2014, CON OCASIÓN DE SU PRIMERA VISITA A OSLO

La tarde era nublada y el viento soplaba frío mientras el barco navegaba entre las montañas del fiordo noruego. Montes poblados de árboles que caían sobre las aguas marcaban un camino serpenteante salpicado de islas, boyas y numerosos barcos a vela que cruzaban de lado a lado el fiordo a pesar de lo desapacible del tiempo.

A lo lejos, sobre un fondo grisáceo, despuntaban algunos edificios altos  y torrecillas de bronce de color verdoso y, sobre la ladera de la montaña, la famosa pista de salto de esquí Holmenkollen. No había duda, estábamos en Oslo.

Banderas de España ondeaban en la burda y en los picos de los palos. En el muelle nos esperaban ansiosos algunos compatriotas saludando al son de los pasodobles de la banda de música. La primera vez que el "Juan Sebastián de Elcano" arriba al país noruego en sus 87 años de historia y, como no podía ser de otra manera, el escenario y el recibimiento acordes con el puerto más septentrional jamás visitado. El blanco resplandeciente del casco bajo el sol del Caribe se mimetizaba con una tierra acostumbrada a los paisajes nevados, que por la época del año se tornaban verde sombrío.

Oslo es una ciudad muy tranquila. La gente pasea por las calles sin el estrés de las grandes ciudades. Sorprendentemente no se ve a muchos ejecutivos colgados de un teléfono móvil ni grandes atascos de coches. Al contrario, la bicicleta constituye un medio de transporte habitual y los puntos de recarga para coches eléctricos se encuentran por todas las esquinas. Desde luego el respeto al medio ambiente es una de las señas de identidad de la ciudad. Y seguramente el período vacacional en que llegamos a Oslo tiene algo que ver con que estuviera plagado de turistas. Como los que se acercaban curiosos, al principio un poco indecisos, al escuchar la música que interpretaba una banda en la plaza frente al Teatro Nacional. Se trataba de la banda del "Juan Sebastián de Elcano", que bajo la estatua del director noruego Johan Halvorsen interpretaba pasodobles y piezas populares. Japoneses echando fotos, italianos divertidos, argentinos extrañados, noruegos atónitos y, sobretodo, españoles emocionados. Y una banda entregada a su vocación, tocar.

A pesar de ser el segundo país con mejor nivel de vida del mundo, la austeridad como norma fundamental imperaba en todos los rincones. Pocas concesiones al derroche, a la fastuosidad, al exceso, como tampoco al despilfarro o al malgasto en la forma de vida. Aparentemente todo muy sencillo, desde el palacio real hasta el parlamento, desde las acciones más cotidianas a los actos más protocolarios.

De lo mejor que tiene la ciudad, sus espacios verdes. Casi milagroso podría considerarse en España encontrar una granja a 5 minutos en coche de la ciudad y a 400 metros de las escuelas de vela. Y rodeada de caminos para hacer senderismo o hacer deporte, frente a un parque repleto de esculturas y con vistas a la residencia de verano de la familia real. Sin complejos, vamos.

De las pocas cosas que pudimos hacer “a bajo coste” en Oslo: pasear, hacer deporte y disfrutar de la naturaleza. La diferencia de poder adquisitivo con España es tan grande que los precios resultaban prohibitivos. Con un menú de McDonald´s a 14 euros o una cerveza a 10 euros de media, el afán consumista se nos quedaba tan frío como las cimas de las montañas que rodeaban la ciudad.

Así recordamos Oslo, y así la recordará el buque, como también será recordado. Un grandioso velero español que llegó por primera vez de tierras del Sur, que consiguió emocionar a los fríos noruegos y que se paseó elegante y majestuoso frente a la ciudad para poner proa, por fin, a casa. 

CRÓNICA DE LA VIDA A BORDO EN EL "ELCANO", ENTRE EL 2Y Y 28 DE JUNIO DE 2014, TRAS ABANDONAR EL PUERTO ALEMÁN DE HAMBURGO, TRAS SEIS DÍAS DE ESTANCIA

Este tránsito comenzaba tras haber pasado seis magníficos días atracados en la ciudad de Hamburgo. Sin ninguna duda, la dotación al completo ha disfrutado de esta ciudad y de sus gentes, pero también eran evidentes las ganas de iniciar el viaje hacia el norte, dirigiéndonos hasta Oslo.

Como curiosidad, pues ya no es novedad en este Crucero, durante el tránsito embarcaron tres periodistas canadienses que convivieron las 24 horas del día con los Guardiasmarinas, compartiendo su intenso horario y programa de actividades, con el objetivo de mostrar a los canadienses cómo es la vida a bordo de esta singular escuela que es el "Juan Sebastián de Elcano".

El martes día 24 de Junio, día gris y frío en Hamburgo, a 10:45 horas se tocaba Babor r y Estribor de guardia para salir a la mar. Nos esperaban por delante más de 80 millas de descenso por el río Elba, en las que pudimos disfrutar de espectaculares paisajes que rodean esta vía fluvial. Como es costumbre en el "Elcano", el régimen del día a la salida de Hamburgo fue de festivo en la mar, por lo que muchos aprovecharon para descansar, hacer un poco de ejercicio, u otros como los Guardiasmarinas para estudiar y avanzar materia para los últimos exámenes de este crucero. El día finalizaba ya en las inmediaciones de la desembocadura del Elba, adentrándonos en el mar del Norte, con la proa puesta en nuestro próximo destino, Oslo.

En esta época del año y en estas latitudes el amanecer se produce más temprano de lo que estamos acostumbrados. A diferencia de la estancia en Hamburgo, en este primer día de tránsito el sol brillaba en un cielo totalmente despejado, recordándonos a aquellos calurosos días por el Caribe, aunque con la evidente diferencia de temperaturas. Aún así para la dotación contar con días como éste ayuda a levantar el ánimo. Ya desde el comienzo dimos las velas para navegar con la fuerza del viento, que nos empujaba hacia el Norte. Durante estos días se podía ver en las caras de los miembros de la dotación las ganas de llegar a Oslo, y no sólo por el puerto en sí, sino porque marcaba el inicio de la cuenta atrás de nuestro último destino: Marín, y el reencuentro con familiares, novias y amigos.  

El Jueves 26 amanecía como el día anterior bajo un sol radiante. Los Guardiasmarinas continuaban con sus clases y actividades, apurando las horas de estudio para los últimos exámenes, y con muchas ganas de finalizar este largo e intenso curso escolar y de disfrutar de un merecido descanso en los últimos días de crucero. Durante la mañana de este día se aprovechó para realizar maniobras, dar todo el aparejo y arriar las dos rhib, ante la expectación de los periodistas canadienses que se sorprendían de la operatividad del barco y de su dotación.

El último día antes de entrar en puerto fue un día de frenética actividad: la dotación ultimaba los trabajos de preparación del buque para entrar en puerto, con mucho esmero para que el barco luzca reluciente y perfecto. Los alumnos, por su parte, trabajaban igual de duro en sus quehaceres diarios, con dos exámenes por la mañana, aferrado de velas por la tarde y recalada del puerto de Oslo.

La navegación por el fiordo de Oslo no defraudó. El buque transitaba por primera vez en su historia entre las montañas noruegas ofreciendo paisajes de indudable belleza, sorteando islas y, sorprendentemente, muchísimos veleros, a pesar de las desapacibles condiciones meteorológicas. Tardamos en remontarlo casi 8 horas desde que recogimos el práctico a la entrada, pero por fin doblábamos la última punta y avistábamos la capital noruega.

El atraque se produjo sin novedad y  en poco tiempo se tocó retirada general. Empezaba así el último puerto de este LXXXV Crucero de Instrucción.

CRÓNICA DE LA VIDA A BORDO COMPRENDIDA ENTRE EL 18 AL 25 DE JUNIO DE 2014, NAVEGANDO RUMBO A HAMBURGO

“Bueno, entro de guardia de media hasta las 4 de la madrugada, pero por lo menos al levantarme mañana amaneceré a pocas horas de pisar Hamburgo...” eso, o algo parecido es lo que probablemente pensaron muchos la tarde del pasado 18 de junio, cuando todavía transitábamos por el río Elba.

Nada más y nada menos que casi 80 millas por el angosto camino que en ocasiones se estrechaba hasta apenas 400 yardas, toda una experiencia y una gran responsabilidad para el personal montando guardia en el puente, que una vez más tuvieron que esforzarse a tope prestando máxima atención a la navegación y estudiando la entrada al puerto alemán hasta el mínimo detalle.

Nuestra llegada estaba programada para el día siguiente, jueves 19 de junio, pero el viento y la fuerte corriente del río, que en ocasiones era de más de tres nudos por la popa y que, como si nuestras ganas de tocar puerto la alimentaran, nos llevaba “en volandas” hacia Hamburgo, hizo tan desaconsejable la maniobra de fondeo que el propio práctico nos indicó la conveniencia de dirigirse a puerto. Entre esto y que la estrechez del canal no permitía fondear en otra zona, nuestra recalada en la hermosa ciudad alemana se adelantó más de doce horas.

El ajetreo a bordo fue terrible, pues la dotación aún ultimaba los preparativos previos al puerto y a pesar de ser casi la hora de la cena, todavía había mucha gente baldeando, limpiando metales, preparando toldos, retocando y matizando detalles de madera,…Pero el cambio de planes era justificado y lo que es aún más importante, excelentes noticias. Además, por la noche la selección española se enfrentaba a Chile en el Mundial, y a pesar del  agrio desenlace ya sólo por el partido y las buenas noticias se palpaba un ambiente de júbilo en el buque.

La estancia en puerto fue excelente. La ciudad de Hamburgo ofrece muchas actividades culturales, de ocio y esparcimiento, y las facilidades y zonas comunes de la ciudad hacen de este espacio urbano una auténtica maravilla.

La ciudad en sí ya posee ese carácter lúdico, desenfadado; pero es que además en Alemania se vive con furor el Mundial de fútbol, y en todos los locales y restaurantes había no sólo banderas y camisetas de la selección alemana, sino también de otros países, destacando en muchas ocasiones la presencia de la española, una buena indicación (junto con el amable trato y las buenas maneras recibidas por sus gentes estos días) de que en  este país tienen un gran afecto por España.

Nos acordaremos siempre de la estancia en Hamburgo por coincidir con la proclamación de Su Majestad el Rey Felipe VI. Fue un día histórico e ilusionante para todos nosotros, más intenso si cabe, al vivirlo fuera de territorio nacional. Durante la habitual recepción a bordo brindamos por el Rey, primer marino y soldado de España, deseando que su reinado sea largo y fructífero para España y los españoles.

Entre las actividades organizadas para la dotación y alumnos Guardiasmarinas cabe destacar la recepción que el gobierno de la ciudad-estado nos preparó en su “Casa de Invitados”, lugar donde se recibe a las más altas autoridades. Todo un honor. Los alumnos visitaron también el Museo Marítimo Internacional, que expone parte de la colección privada del profesor Peter Tamm, quien durante años ha ido atesorando objetos y documentos relacionados con la mar, entre los que destacan más de veinticinco mil maquetas de barcos elaboradas en madera, metal, oro o marfil.

Tuvimos también ocasión de jugar un torneo de fútbol sala en el que participaron un total de seis equipos: la cámara de Oficiales, Caballeros y Damas Alumnos, dos equipos de la dotación del “Elcano” y otros dos más por parte alemana.

El campeonato fue muy disputado y todos los equipos mostraron competitividad, esfuerzo, y juego limpio, y el resultado fue que todos disfrutaron de  una divertida tarde de deporte y confraternización entre compañeros con nuestros camaradas alemanes.

Al día siguiente, con el cuerpo lleno de agujetas, era ya día de salir a la mar. La entretenida estancia en Hamburgo pasó en un visto y no visto, y como de la nada ya estábamos a martes 24 de junio embarcando al práctico en babor y estribor de guardia para salir a la mar.

En este tránsito a Oslo también nos acompañan Julie, Matieu, y Dominic, tres periodistas canadienses que mostrarán la vida a bordo de los guardias marinas en un documental sobre escuelas de todo el mundo “diferentes al resto”. ¡Bienvenue!

Cerramos así un capítulo más del crucero, un puerto que a decir verdad hay que empezar a contar como uno menos: esto va llegando a su fin y con ello las grandes experiencias. Partimos con vistas a la que será la escala en puerto más septentrional del buque en su historia, Oslo, con el aliciente añadido de navegar por un impresionante fiordo a lo largo de casi 60 millas.

Esperemos disfrutar de la que será antesala de la última escala del crucero, Marín, donde volveremos a pisar suelo español y, lamentablemente, empezaremos a echar de menos los buenísimos recuerdos vividos durante seis meses a bordo.

EL "ELCANO" VISITA POR PRIMERA VEZ NORUEGA. LA ESCALA EN OSLO ES LA MÁS SEPTENTRIONAL EN LA HISTORIA DEL BUQUE-ESCUELA ESPAÑOL

Tras salir de Hamburgo y después de cinco singladuras navegando sucesivamente por el río Elba, el mar del Norte, el estrecho de Skagerrak y el fiordo de Oslo, el buque-escuela "Juan Sebastián de Elcano" recaló en la capital noruega el pasado sábado 28 de junio. Esta escala se convierte en la más septentrional entre las más de ciento cincuenta realizadas por el buque en setenta países diferentes desde su botadura en 1927.

Durante su estancia en Oslo el barco permaneció atracado en el muelle Vippetangen, a los pies de la histórica fortaleza de la ciudad Akershus y a escasos metros del centro de la ciudad, proximidad que facilitó el esparcimiento de dotación y alumnos y que aprovecharon los numerosos visitantes que se acercaron a conocer el barco.

La escala del bergantín-goleta de la Armada en Oslo coincide con el bicentenario de la proclamación de la Constitución en Noruega. Los Guardiasmarinas pudieron visitar el Parlamento donde se produjo el histórico acontecimiento. Realizaron también, junto a una representación de la dotación y en presencia del Embajador de España en Oslo y del AJEMA noruego, una ofrenda floral ante el monumento al marinero, rindiendo homenaje así a los marinos de todos los tiempos fallecidos en alta mar.

Asimismo, la banda de música del buque tuvo la oportunidad de cerrar sus actuaciones con un concierto en una céntrica y concurrida plaza de la ciudad, frente al Teatro Nacional, que se llenó de curiosos y sorprendidos, turistas y locales, al escuchar los compases de pasodobles españoles.

La pasada medianoche, y sin apenas oscuridad en esta época del año, el "Elcano" zarpó de Oslo para navegar aguas abajo su fiordo en demanda de la ría de Marín, donde rendirá el 13 de julio el LXXXV Crucero de Instrucción.

EJERCICIO DE HOMBRE AL AGUA