15 | 10 | 2018
Menú principal
1679204

Tu IP: 54.224.247.42
Hora del servidor: 2018-10-15 09:20:21
Artículo Nuevo
Formulario de acceso

"ELCANO" ATRACA EN MARÍN, DESDE DONDE PARTIRÁ EL DÍA 16 DE FEBRERO PARA REALIZAR UN CRUCERO-PILOTO
Lunes, 14 Enero 2013
El muelle de Torpedos de la Escuela Naval Militar de Marín (Pontevedra), por primera vez y en lugar de Cádiz, servirá de puerto de partida para... Read More...
"ELCANO" NAVEGA EN DEMANDA DE MARÍN, EN EL INICIO DEL CRUCERO-PILOTO QUE ACABARÁ EL 21 DE FEBRERO
Lunes, 17 Diciembre 2012
 El buque-escuela de la Armada Española, "Juan Sebastián de Elcano" zarpó el pasado día 9 de su base del Arsenal de La Carraca, en San Fernando... Read More...
Actividades de la Asociación. Jornadas Cívico-Militares
Martes, 10 Enero 2012
  EXPOSICIONES, REGATAS Y UN CONCIERTO BENÉFICO PRO-DAMNIFICADOS TERREMOTOS DE LORCA PROTAGONIZARÁN EL CALENDARIO DE ACTIVIDADES DURANTE EL... Read More...
IMAGE Biografía Juan Sebastián de Elcano
Sábado, 04 Diciembre 2010
Juan Sebastián de Elcano nació en Guetaria, en la actual provincia de Guipúzcoa, hacia 1476. De profesión comerciante, participó en la campaña... Read More...
IMAGE Características del Buque
Sábado, 04 Diciembre 2010
CARACTERÍSTICAS - Buque Escuela "Juan Sebastián de Elcano" Descripcion del buque. DATOS HISTÓRICOS. ASTILLEROS: ECHEVARRIETA Y LARRINAGA (CADIZ).... Read More...
VIDEO DE LA DESPEDIDA DEL "ELCANO" EN CÁDIZ EN EL AÑO 2010
Martes, 25 Enero 2011
  VIDEO DE LA DESPEDIDA DEL "ELCANO" EN CÁDIZ EN EL AÑO 2010 Read More...
"COMO HACE BUEN DÍA, NOS HAN PERMITIDO DISFRUTAR DE UN DÍA DE 'PLAYAS'. POR LA TARDE SE REALIZÓ OTRO ACTO TRADICIONAL A BORDO, 'LA CALLE DE LAS TAPAS'. LA JORNADA CONCLUYE CON EL CRUCE DEL TRÓPICO DE CÁNCER, QUE SIGNIFICA PONER RUMBO AL CARIBE
Miércoles, 29 Marzo 2017
Vida a bordo, 25 de marzo de 2017 ¡Por fin llegó el sábado! La verdad es que teníamos ganas, para que nos vamos a engañar. Es nuestro primer... Read More...
"ELCANO" CAPEA EN AGUAS DE PORTUGAL UN FUERTE TEMPORAL DENTRO DEL TRÁNSITO MARÍN-CASABLANCA
Lunes, 21 Enero 2013
El buque-escuela de la Armada Española "Juan Sebastián de Elcano" zarpó el pasado día 16 de este mes del Muelle de Torpedos de la Escuela Naval... Read More...
"Elcano". Año 1929. Horario en la mar para Guardiamarinas
Martes, 17 Octubre 2017
En el año 1929, el buque-escuela "Juan Sebastián de Elcano", comandado por el Capitán de Fragata Claudio Lago de Lanzós establecía el horario en... Read More...

CRÓNICA DE LA INTENSA E INTERESANTE ESTANCIA DEL "JUAN SEBASTIÁN DE ELCANO" EN SANTA CRUZ DE TENERIFE. AHORA, EL BUQUE-ESCUELA NAVEGA POR EL OCEANO ATLÁNTICO EN DEMANDA DEL PRIMER PUERTO EXTRANJERO, PRAIA (CABO VERDE)

7 de marzo, 0800 horas: al toque de Babor y Estribor de guardia ocupamos nuestros puestos y avistamos, a lo lejos, la ciudad de Santa Cruz de Tenerife. El clima es agradable, los cielos despejados y luce el sol.  Los remolcadores aguardan cerca de los diques de abrigo de la dársena “Anaga”. Después de una navegación cuanto menos un poco complicada llegar a puerto supone, a priori, un pequeño alivio. 

En el muelle nos aguarda la Asociación Histórico Cultural de la Gesta del 25 de Julio de 1797, vestidos de soldados de época y con cañones, recordando la batalla en la que el Almirante Nelson no sólo no consiguió sitiar la ciudad y doblegar a los tinerfeños sino que, además, un ya histórico cañón, el “Tigre”, hizo que el Almirante inglés perdiera su brazo. El “Elcano” ondea la bandera nacional, y los disparos de cañón se convierten en salvas de saludo, ahora sí, mezcla de júbilo y orgullo. 

Con las estachas ya encapilladas, la actividad a bordo se vuelve frenética: planchas, guardia entrante, uniformidad, embarque del Almirante Jefe del Mando Naval de Canarias,… Formamos para imponer una Medalla al Mérito Naval a una antigua compañera del barco en un sencillo pero emotivo acto. 

Llegan los autobuses al muelle y los Guardiasmarinas nos vamos a visitar el Museo Militar de Tenerife, en el que pudimos apreciar cuadros, placas y conmemoraciones que recuerdan el glorioso pasado de nuestro país. 

Tras la visita, la mayoría de nosotros decidió disfrutar de la gastronomía y el buen tiempo de la isla yendo a almorzar por la ciudad y, por la noche, pudimos celebrar el conocido Carnaval de Santa Cruz, considerado por muchos de los más importantes del mundo. 

A la mañana siguiente inauguramos, junto al alcalde y las principales autoridades de la ciudad, una glorieta en honor al Buque-Escuela "Juan Sebastián de Elcano". Los tinerfeños presumen con orgullo de ser el puerto más visitado, después de Cádiz y Marín, por el buque. Y no les falta razón, pues en sus 85 Cruceros de Instrucción nuestro velero ha recalado en la isla nada más y nada menos que en 57 ocasiones. Con sencillos actos como éste nos demuestran, una vez más, el cariño y el afecto hacia el barco y hacia la Armada. “¡Esperamos poder corresponderles con muchas visitas,” oigo decir con alegría a mi compañero, “porque es un verdadero placer venir a esta isla!”. 

Finalizado el acto, salimos a tierra para unirnos al “pasacalles” del Carnaval, auténtica manifestación de los “chicharreros” donde más que nunca reina la simpatía, la alegría y la fiesta. Si la isla ya de por sí es bella, el carácter de sus gentes la vuelve espectacular…. Todos son acogidos, todos son invitados, todos se unen a la celebración del Carnaval. 

La jornada dominical se desarrolló tranquila. El Cabildo Insular ofreció a la dotación y alumnos del barco la oportunidad de hacer una visita guiada por las cañadas del Teide. El volcán, imponente por su altura, rodeado de parajes insólitos, ofrece desde sus laderas vistas espectaculares, hacia el mar y hacia la montaña. Dicen los “canariones” con sorna que los “chicharreros” tienen el Teide, pero que ellos lo ven mejor desde su isla. Al final todos disfrutan de su majestuosidad. Los cielos se fueron cubriendo a medida que íbamos descendiendo y volviendo al barco, e incluso cayeron algunas gotas de agua. 

Qué diferente sonaba la voz de “Babor y Estribor de Guardia” el lunes 10 de marzo, día de partida. La memoria se esforzaba en retener los recuerdos del fin de semana, y trataba de organizarlos antes de que apareciera el nervioso pálpito del corazón, sabedor de que comenzaba una nueva travesía y con ella nuevas aventuras y emociones. 

Pero no hay mucho tiempo para pensar en ello. La maquinaria del barco se ponía en movimiento y era momento de devolver, a nuestra manera, un poco del afecto recibido. Durante la salida por la dársena el “Elcano” comienza a desplegar sus velas, a ritmo de voces y chifles. Los alumnos y la dotación se disponen en las tiras, y los gavieros suben a los palos y las vergas. Desde el aire un helicóptero filma la secuencia, y hasta parece que el viento no se quiere perder el espectáculo. El barco rinde así homenaje a una ciudad amiga y acogedora. 

Comienza así la singladura, de buen cariz, con el bauprés buscando ya el próximo destino, y con la popa, nostálgica, que intenta no perder la imagen del Teide a lo lejos. 

El régimen es de festivo en la mar y todos descansamos después del intenso y divertido fin de semana en Tenerife. 

La semana transcurre influenciada por una realidad tan evidente como importante: el barco navega con los vientos alisios, y con ello varias circunstancias: la bondad, constancia y suavidad de estos vientos permite dar todo el aparejo. Esas voces que hasta ahora sólo veíamos escritas en el libro de maniobra comienzan a sonar por órdenes generales: “listos a cazar e izar la escandalosa del mayor proel”, “listos a descargar el trinquete”, “iza velacho alto”,…. con todo el aparejo, a un largo, con viento bonancible moderado del nordeste, así es como el “Elcano” disfruta en la mar…. 

Los Guardiasmarinas ya pueden observar los dos crepúsculos (matutino y vespertino) y la meridiana, y se pasan horas frente a la calculadora, el papel milimetrado y el “boli” para determinar nuestra situación en el globo tomando alturas a los astros. 

Y cómo olvidar la vida en cubierta, seña de identidad de nuestro buque-escuela, que se recupera con el buen tiempo y las favorables condiciones meteorológicas: deporte, comidas en el alcázar, trabajos en cubierta, clases al aire libre,... Incluso hemos cambiado la uniformidad, sustituyendo las azules faenas por los pantalones cortos blancos y las camisas de manga corta. El calor aprieta conforme nos acercamos al ecuador, y los cocineros cambian los sabrosos potajes por las frescas ensaladas.

Parece que, después de una travesía por un “incómodo” (aunque bello) mar Mediterráneo, todo vuelve a la normalidad de un Crucero de Instrucción. El engranaje del “Elcano” empieza a rodar suave, sin interrupciones, como cuando uno se mete en la autovía a 120 para un viaje de muchos kilómetros...

Todo se ve con mejor cara y con más ilusión en estas condiciones. La mar, y sobre todo la lejanía de nuestros seres queridos, se llevan mejor así, incluso los Guardiasmarinas suben a la cofa con una sonrisa. Toquemos madera, que a bordo de este buque no es poca, y que dure. Este es el "Elcano" que todos conocemos y el que todos queremos....     

LOS PERIODISTAS LAURA GÓMEZ Y ALEJO MORENO ELABORAN LA VIDA A BORDO DEL "ELCANO" DURANTE SU EMBARQUE EN EL TRÁNSITO CÁDIZ-SANTA CRUZ DE TENERIFE CORRESPONDIENTE AL LXXXV CRUCERO DE INSTRUCCIÓN

Redactado por la periodista  Laura Gómez
A la voz de ‘Maniobra General’, la única que no sabe dónde ponerse soy yo. Pero me admira ver como todos los demás saben exactamente lo que tienen que hacer… ¡Virada por redondo! Y se pone en marcha una maquinaria perfecta como un reloj suizo, cabos, botavaras y velas empiezan a moverse en una coreografía en la que participa toda la dotación del "Elcano". Soy muy afortunada de ver esto.

Eso es lo que pienso cada vez que contemplo una maniobra. Empezando por la salida de Cádiz, con los vientos en contra pero dando lo mejor de este barco. Y desde entonces no he parado de aprender y ya hasta parece que ya sé algo... los nombres de los palos, las velas, de algunas maniobras, donde se toma el café especial de la mañana… ya he probado los ‘preñaitos’, he charlado con marineros y Guardiasmarinas, con mis compañeras de camarote Coral y Conchi… con oficiales, con el Pater, ya conozco el barrio industrial con el peluquero, el armero, el carpintero. Ya he visto en acción a la marinería entregada a su labor, igual limpiando o cocinando que subiendo a la cofa, izando y cazando las velas con decenas de brazos incluidos los de los alumnos, trabajando coordinados al compás de un chifle para llevarnos a todos a nuestro destino a tiempo. Ya me siento una más de esta pequeña ciudad que navega y navega. Cada uno con su historia, incluida yo,  que he llegado hasta aquí para hacer un documental y presiento que esto va a ser algo más.

"Elcano" está siendo sin duda una de las mejores experiencias de mi vida. Y no exagero. Como amante de la mar y de la navegación, está siendo una clase magistral de náutica y un espectáculo indescriptible presenciar la coordinación perfecta de una maquinaria humana y un barco con alma que responde con creces cuando se lo pide la inteligencia de una mente experta, buena y sabia.

La experiencia y el aprendizaje de un barco creado para navegar que enamora a quien lo conoce a pesar de las dificultades y las características propias  de ser un clásico, de los que ya no se hacen. El "Elcano" tiene encanto de un caballero que nunca falla, que navega con magia. Transmisor de valores y vivencias que le convierten en inolvidable para todo el que lo conoce por tantos sentimientos encontrados. Esfuerzo y superación, mérito y humildad, respeto a la mar y valor para dominarla.

Siento la seguridad de saberte en buenas manos, las de 250 personas que de una u otra manera han llegado hasta aquí para cumplir una función irreemplazable, absolutamente necesaria para realizar esta travesía.

El encuentro con gente auténtica con mayúsculas con historias que contar o callar y ganas de echarte una mano si lo necesitas. La mar te enseña que hoy es por ti y mañana por mí y esa es la norma que se respira en el ambiente de esta travesía comandada por quien se ha sabido ganar el cariño y el respeto de todos a los que dirige en un viaje que para algunos es un Crucero de Instrucción, para otros es un destino, para mí algo que aún no ha terminado, queda aún por ver qué ocurre, pero ya sé que no olvidaré jamás.

Qué buena es la gente que te hace las cosas fáciles. Que te recibe con la intención de que te sientas bien. Objetivo cumplido. Al final no sabes qué fue primero: el barco o su gente. Sea como sea, entre todos hacéis que el "Elcano" sea lo que es, mucho más que uno de los barcos más emblemáticos del mundo. ¿Qué fue primero?

Ha sido casi una semana de navegación en la que hemos tenido de todo. Esta noche, después del crepúsculo y con la mar de fondo que nos ha acompañado estas últimas singladuras y que ya empieza a dejarnos, he escuchado a la banda del "Elcano" tocar ‘My Way’ de Frank Sinatra, a su espalda, en la banda de babor, el mar y el sonido del barco que sigue navegando. Frente a ellos, desde la toldilla puedo ver en primera línea en el Alcázar al Comandante, al Segundo Comandante y el Pater disfrutando, como yo y como todos, de un momento especial,  por lo que todos sabemos que significa...  detrás  oficiales y Guardiamarinas y  junto a ellos marineros, cabos, toda la dotación, (menos los que están de guardia).. .todos compartiendo unos minutos tras un día de trabajo intenso, tras una semana intensa, ya nos acercamos al puerto de Tenerife; limpieza, pintura, sacar brillo a los metales… preparar los toldos, cocina, chequear como está el casco… preparar los actos oficiales de todo el fin de semana, imprescindible que todo salga perfecto,  el "Juan Sebastián de Elcano" tiene que seguir cumpliendo su objetivo y todos somos responsables. Así lo sientes cuando formas parte de una nave que sigue navegando sin parar mientras yo escribo esto ya bien entrada la noche. Oigo el sonido del mar, noto el barco escorar, esto está vivo y esta rueda sigue girando como el mundo gira conmigo dentro. Esa es la importancia de cada uno, toda y ninguna al mismo tiempo.

“No hay cosa que más acerque a Dios que navegar, y si es a vela casi lo tocas”. Eso me dijo un ex Comandante de este barco.
Hoy he aprendido que los valores de la gente marinera no son leyenda, que son verdad.

Laura Gómez Vega

Redactado por el periodista Alejo Moreno
No me siento capaz de hablar acerca de mi experiencia en el "Juan Sebastián de Elcano" generalizando, es decir, hablando de lo que he vivido aquí como si fuera algo que se reproducirá en cualquier momento de su historia futura o pasada, como si tuviera el barco un carácter inmutable.Elcanos habrá tantos como experiencias a bordo. Sí puedo, sin embargo, intentar hacer una instantánea de lo que he encontrado en este momento concreto de su historia.

Si algo me quedó claro es que este buque tiene un carácter propio que se transmite de generación en generación, pero también otro que es dado por la personalidad de la tripulación que lo gobierna (¿Se puede gobernar un buque como éste realmente?) En ese sentido tengo que decir, con honestidad, que me considero afortunado: La tripulación que he conocido, desde el Comandante hasta el último de sus marineros pasando por su entrañable "Páter", es de un carácter llano y formidable. Me tranquiliza que el buque y su gente hagan de embajadores de mi país en todo el mundo. No porque reluzca el cobre que llevan a bordo, no por la belleza de sus velas, sino porque transmite un mensaje al mundo que va más allá de los valores netamente castrenses o estéticos. España es diferente hasta en sus militares; su buque-escuela de la Marina prioriza una enseñanza humanista profunda.

"Elcano" no enseña sólo cómo alcanzar la eficacia o el éxito en una maniobra, sino también cómo hacerlo desde una postura moral correcta ¿Parece obvio? Quien lo dé por sentado, que se pase a conocer otros ejércitos del mundo y luego me responda. Aquí no es suficiente con ser efectivo; hay que ser honesto, buen compañero, amable en la medida de lo posible, comprensivo, recto y finalmente serio en el proceder.

Ellos (la tripulación) no lo saben, creo, pero viven una vida que se agota... por eso es tan hermoso y tan español. Habitamos un mundo globalizado y homogénico que tiende a borrar los esquemas de vida de antaño, que tiende a difuminar las diferencias esenciales entre seres humanos y culturas (y lo digo con preocupación) e incluso a borrar las diferencias entre las estaciones del Tiempo... vamos camino de vivir una continua línea temporal donde no se pueda distinguir el Invierno del Otoño o la Primavera. En este buque no ocurre algo semejante. Todo tiene un sentido, todo responde a significados ocultos que entienden sus moradores, todo está acompañado de una liturgia especial que la gente respeta y aprecia. Todos entienden los porqué y los conservan como algo valioso. Por eso el buque navega no sólo rompiendo olas sino también barreras de tiempo. Es como un loco que niega la evidente apisonadora de la vida moderna... y eso que a bordo se juega mucho a la playstation... Creo que Elcano es un símbolo preclaro de la esencia de nuestro país: un Quijote marino.

Podemos hablar también de su estimable labor en la formación de marinos y oficiales, algo que por supuesto he apreciado y valoro. Podemos hablar de los conocimientos que adquieren aquí cada año decenas de futuros oficiales, cadenas involuntarias de una tradición marinera enorme. Todo eso es estimable, pero oigan, yo soy cineasta. La imagen que guardaré de este buque es la de un pequeño Universo de mandos, jerarquías bien entendidas, gremios profesionales, alumnos y profesores que navegan a una hacia quién sabe dónde... lo importante es el camino de aprendizaje que entraña. Como todo eso tiene belleza, pienso que "Elcano" merece existir para siempre (probablemente lo haga en el recuerdo de todos los que han pasado por aquí) Que los demás encuentren otros motivos más razonables y lógicos, que otros hagan loas a su razón de ser práctica, motivos sobran.

Los marineros a bordo escuchan música latina y en la intimidad cantan canciones con letras tristes.
Los oficiales tienen sentido del humor.
Los Guardiasmarinas deberían subir más a la cofa de lo que lo hacen porque la vida es riesgo, pero está bien... 

Buenas noches y gracias por todo.
Alejo Moreno